HERNIA DISCAL Y FISIOTERAPIA

HERNIA DISCAL Y FISIOTERAPIA

Se estima que hasta un 75% de las personas tendrá algún tipo de dolor de espalda o cuello en algún momento de la vida. La buena noticia es que la mayoría  se recupera sin necesidad de cirugía y el tratamiento conservador, como la Fisioterapia y Osteopatía, por lo general obtiene mejores resultados que la cirugía. 

 

La columna está compuesta por 33 vértebras (huesos) que se apilan unos encima de otros. Entre cada vértebra existe una almohadilla elástica o cartílago llamado disco intervertebral. Los discos constan de una cubierta exterior resistente y fibrosa (anillo fibroso), y un centro gelatinoso (núcleo pulposo). La función del disco intervertebral es la de amortiguar y repartir las cargas que se generan en nuestra columna vertebral.

 

A medida que envejecemos, el disco se hace más plano y menos flexible, por lo que es más fácil de lesionar. En algunos casos, el núcleo pulposo puede empujar a través de una grieta en el exterior y dar lugar a una hernia (bulto) o rotura (desgarro). Existen diferencias entre protusión discal y hernia discal. En la protusión discal existe deformación del disco intervertebral pero el núcleo pulposo no se ha filtrado a través del anillo fibroso. En cambio, en la hernia discal, existe una rotura del anillo fibroso y un escape del núcleo hacia la parte exterior que provoca una mayor deformación.

Una hernia discal puede irritar los nervios cercanos y producir dolor, entumecimiento o debilidad en las piernas o brazos. También hay personas con hernias discales que no presentan síntomas. La mayoría de las personas que tienen una hernia discal no necesitan cirugía para corregir la lesión.

 

Las hernias discales son más comunes en el cuello (columna cervical) y en las lumbares (columna lumbar). En la parte lumbar, los discos pueden llegar a ser dañados por un desgaste excesivo o una lesión.

Existen factores de riesgo como: Edad, obesidad, ocupación laboral y bajos niveles de actividad física

El tipo y la localización de los síntomas dependen de la ubicación y la cantidad de presión sobre los nervios:

  • Si tiene una hernia discal en la columna cervical, es posible que tenga dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, o cualquier combinación de estos síntomas en el brazo, en el hombro o en el cuello.
  • Si tiene una hernia discal en la columna lumbar, es posible que tenga dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, o cualquier combinación de estos síntomas en la espalda, los glúteos o las piernas, y lo más probable, sus síntomas se presentarán en un sólo lado de su cuerpo.

 

Su fisioterapeuta le realizará un examen físico completo. Para ello, será necesario comprobar en qué posiciones aparece el dolor para poder determinar las causas del mismo. Además, es necesario hacer un examen neurológico, comprobar los reflejos, la fuerza muscular, la forma de caminar y la sensibilidad.

El objetivo principal del fisioterapeuta es ayudarle a continuar realizando sus actividades diarias. El fisioterapeuta le diseñará un programa de tratamiento basado en los resultados de la evaluación y en sus objetivos personales. El programa de tratamiento suele incluir una combinación de ejercicios terapéuticos.

 

Su fisioterapeuta diseñará:

  • Los ejercicios que implican movimientos específicos para aliviar la presión de los nervios y disminuir el dolor y otros síntomas, sobre todo durante las primeras etapas del tratamiento.
  • Estiramientos y ejercicios de flexibilidad para mejorar la movilidad de las articulaciones y los músculos de la columna vertebral, los brazos y las piernas. La mejora de movimiento en la articulación puede ser clave para el alivio del dolor.
  • Los ejercicios de fortalecimiento, una musculatura del tronco fuerte puede ayudar a eliminar estrés en la columna vertebral, además de prepararle para situaciones o demandas excepcionales en sus actividades diarias.
  • El ejercicio aeróbico ha demostrado ser útil para aliviar el dolor, la promoción de un peso corporal saludable y mejorar la fuerza y movilidad general. Todos estos factores son importantes en el tratamiento de una hernia discal.

 

El fisioterapeuta también puede optar por utilizar una combinación de otros tratamientos: 

  • La Osteopatía mejora la movilidad de las articulaciones y el estado de la musculatura.
  • La higiene postural le mostrará cómo realizar pequeños cambios en la forma de sentarse, agacharse, coger pesos, incluso en qué posición dormir para ayudar a aliviar su dolor.
  • Tratamientos para el dolor, tales como ultrasonidos, laserterapia avanzada y la estimulación eléctrica sirven para reducir el dolor, la inflamación y  mejorar la circulación.
  • Una vez que el dolor haya desaparecido, será importante que continúe con las nuevas posturas y hábitos para mantener su espalda saludable.

 

Los discos herniados pueden ocurrir como resultado del envejecimiento, pero hay cambios en su estilo de vida que puede hacer para reducir el riesgo general:

  • Mantener un peso saludable puede reducir el estrés sobre la columna vertebral.
  • Tenga una postura correcta, pues la mejora de su alineación puede contribuir a la salud de su columna vertebral
  • Utilice una mecánica corporal adecuada, cambiando la forma de llevar a cabo las actividades, especialmente las que hace con frecuencia, puede ayudarle a reducir el riesgo de una hernia de disco. 
  • Su fisioterapeuta le ayudará a descubrir que adaptaciones puede hacer en su puesto de trabajo.

 

10 CONSEJOS PARA CUIDAR LOS PIES DE UN CORREDOR

10 CONSEJOS PARA CUIDAR LOS PIES DE UN CORREDOR

Y tú… ¿Practicas running? Si la respuesta es SÍ, porque eres una de esas personas que sales a correr con frecuencia, que se está iniciando en este mundo, que ya compites en carreras de media y larga distancia, haces maratones como el Maratón de Valencia o salir a correr es tu propósito para los próximos meses, no te pierdas lo que te contamos en este artículo.

La afición por el running llegó con gran fuerza y sigue creciendo siendo cada vez más el número de adeptos a esta actividad, ya que, desde hace tiempo, tenemos conciencia de lo importante que es el deporte para llevar una vida sana. Pero…¿qué podemos hacer para disfrutar del running evitando problemas en los pies?

A continuación, vamos a exponer una serie de consejos para que puedas disfrutar de este deporte o participar en diferentes competiciones evitando problemas.

CONSEJOS. ¿Qué puedo hacer para cuidar mis pies si salgo a correr?

Practicar running provoca un gran impacto en los pies, siendo uno de los deportes más agresivos para ellos. Se trata de una actividad que implica soportar una gran carga de manera repetida y que afecta a varias estructuras como cadera, rodillas y tobillos.

Así pues, te recomendamos que prestes atención a los 10 consejos que se exponen en este artículo, ya que son útiles para cualquier persona que practique esta actividad:

1. CUIDA TU PISADA

Aquellos que practican deporte tienen más probabilidad de caer lesionados y, por ello, es muy importante la valoración y el seguimiento de su pisada. Cuando corremos nuestros pies reciben en torno a 4 veces el peso de nuestro cuerpo, por lo tanto, se multiplican las posibilidades de una lesión.

Un estudio biomecánico de la pisada puede evitar un alto porcentaje de lesiones derivadas de un mal gesto deportivo. Acciones como la hiperpronación que provoca fascitis plantar, tendinitis aquilealesiones en la cintilla ilio-tibial… o pies cavos con déficit de apoyo que generan inestabilidad y problemas en tobillo, rodillas y columna, entre otras, pueden prevenirse.

El podólogo, con los resultados de la exploración y las pruebas, tratará de corregir, si es necesario, tu manera de pisar con unas plantillas personalizadas. Las horas de entrenamiento pueden llegar a ser muchas y es necesario hacerlo correctamente para prevenir cualquier lesión.

2. UTILIZA LA ZAPATILLA ADECUADA

Es muy importante que salgas a correr con la zapatilla adecuada. Lo ideal es que vayas a una tienda especializada en running donde podrán asesorarte sobre qué tipo de zapatilla es la más idónea para ti en función de tu peso, kilómetros y superficie por la que corres, etc.

Además, es fundamental que utilices la talla adecuada para evitar problemas ya que tendremos que tener en cuenta que varios aspectos como, por ejemplo, que el pie va a aumentar de tamaño, pues se dilatará con la actividad y debemos tenerlo en cuenta. Así pues, te recomendamos que primero revises tu pisada y, tras ello, acudas a la tienda.

3. NO ESTRENES ZAPATILLAS EN COMPETICIÓN

No estrenes nunca una zapatilla para hacer una prueba. Siempre hay que probarlas en un entrenamiento corto y observar si nos ha generado algún tipo de roce o ampolla. Cabe destacar que, en el caso del calzado deportivo, hay que tener especial cuidado, ya que el deporte es muy exigente con nuestros pies y, por lo tanto, es más probable la aparición de lesiones en la piel.

4. APUESTA POR UN CALCETÍN DE CALIDAD

El calcetín es un elemento que suele pasar desapercibido y al que no se le suele prestar la importancia que deberíamos. Por ello, nuestro consejo es que compres calcetines de running fabricados con un material que transpire, un tejido técnico, y sin costuras para evitar las rozaduras.

5. AJUSTA LOS CORDONES

Cuando estés a punto de empezar la carrera ajusta de nuevo los cordones porque es posible que tras el calentamiento se hayan aflojado. Es importante que la zapatilla, la plantilla y el pie formen un bloque ya que la mayor parte de ampollas se generan por fricción, es decir, por desplazamiento del pie dentro de la zapatilla.

6. MANTÉN SECOS TUS PIES Y TU CALZADO

Si en tu día a día tus pies tienen tendencia a sudar lo aconsejable es utilizar un talco específico para el sudor y el mal olor, sobre todo, si vas a practicar deporte. La mejor forma es aplicarlo dentro del calcetín para que llegue hasta la punta y así lograremos que actúe en la zona de los dedos que es donde más problemas va a generar la hiperhidrosis o sudoración excesiva.

Por otro lado, es positivo mantener, en la medida de lo posible, secas las zapatillas. Para ello, te aconsejamos que, cuando termines de correr, saques las plantillas de las zapatillas para que se aireen y se vaya la humedad. Si tienes plantillas personalizadas, te aconsejamos que las limpies con el spray limpiador para desinfectarlas y limpiar su superficie. Cuando te vayas a volver a poner las zapatillas también puedes echar en su interior talco.

7. CUIDADO CON LAS AMPOLLAS Y ROZADURAS

La mayor parte de los corredores, tanto profesionales como aficionados, han sufrido alguna vez ampollas y/o rozaduras en los pies. Es muy importante prestar atención a esta lesión en la piel ya que una pequeña herida puede empeorar y tener consecuencias negativas para la piel.

Por ello, nuestro consejo es prevenirlas utilizando, como hemos comentado, la zapatilla y el calcetín correcto; pero también es recomendable usar vaselina o cremas específicas antifricción para aplicar por todo el pie, en la planta, entre los dedos y en el empeine. Estos productos pueden ser grandes aliados al igual que los apósitos en zonas estratégicas donde solemos sufrir lesiones ya que pueden ayudarnos a evitar cualquier problema en la piel de nuestros pies.

8. REVISA TUS PIES TRAS ENTRENAR

Si ya es tarde y tenemos una rozadura o una ampolla es importante tratarla y evitar que se agrave. Nunca descuides una herida por pequeña que sea. El pie es uno de los lugares del cuerpo donde la higiene es más importante, y una infección ahí puede llegar a tener consecuencias perjudiciales de lo que en un principio podría esperarse.

9. CÓRTATE LAS UÑAS CORRECTAMENTE

Cortarse las uñas correctamente es de gran importancia pera hazlo en forma cuadrada, no redondeada, para no sufrir lo que se conoce como uña incarnada.

Esto puede parecer algo banal pero un problema en las uñas puede impedirte correr una carrera e, incluso, disfrutar del día a día.

10. HIDRATA TUS PIES

No olvides hidratar cada noche los pies con una crema específica.

Cabe destacar que la hidratación de los pies es fundamental se practique o no deporte ya que la piel es una barrera protectora y hay que cuidarla para evitar infeccionesgrietas en los talones, etc.

En definitiva, el running cada vez lo practica más gente y, por este motivo, los aficionados y profesionales deben prestar a sus pies la atención que se merecen. Es importante recordar que lo más importante es disfrutar del deporte de una forma saludable por lo que es esencial que los retos que te marques estén en función de tu experiencia previa y condición física.

 

COMBATIR LA FIBROMIALGIA CON ANDULACIÓN

COMBATIR LA FIBROMIALGIA CON ANDULACIÓN

La fibromialgia, acompañada de dolor crónico, fatiga crónica, depresión e insomnio, está presente en un 9,3% de la población, y afecta especialmente en personas de mediana edad. Sin embargo, se pueden paliar sus efectos de forma natural mediante la terapia de andulación.
La fibromialgia es un trastorno del dolor definido por un dolor crónico generalizado y múltiples puntos sensibles de la unión músculo-tendón. Sin embargo, como la mayoría de las enfermedades crónicas, los síntomas de la fibromialgia se extienden mucho más allá de los criterios definitorios. Muchos pacientes también informan fatiga, sueño interrumpido o no descansado, trastornos del estado de ánimo, episodios depresivos, brotes de síntomas inducidos por el ejercicio y otros síndromes como piernas inquietas, intestino y vejiga irritables y dolores de cabeza crónicos. La salud física y emocional, así como la calidad de vida, a menudo se ven gravemente afectadas.
La fibromialgia está presente en un 0,4% a 9,3% de la población, y puede ocurrir en todas las poblaciones a todas las edades, especialmente en personas de mediana edad afectando más a las mujeres que a los hombres.
Muchos pacientes con fibromialgia, como muchos pacientes con dolor crónico, utilizan terapias complementarias como la andulación.
La ANDULACIÓN es un tratamiento eficaz que puede mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren de fibromialgia y aliviar los síntomas como la fatiga, la ansiedad, el insomnio y el dolor crónico y una buena aliada para complementar el tratamiento convencional con el objetivo de ser una herramienta integrativa para que el paciente se beneficie de sus efectos.