Tortícolis y dolor de cuello

La tortícolis es una torcedura del cuello que provoca dolor al movimiento, así como incapacidad para girar o mover la cabeza de forma natural. El dolor y la contracción pueden expandirse a los hombros, la columna o la cabeza.

Las causas más comunes de la tortícolis son:

  • Movimientos bruscos del cuello.
  • Lesión traumática (latigazo cervical)
  • Dormir en una posición incómoda
  • Ansiedad o estrés
  • Lesiones musculares del cuello al nacer.
  • Infección causada por una bacteria o virus
  • Consecuencia de una hernia de disco a nivel cervical

Suele producirse una irritación de los nervios cervicales por lo que secundariamente aparece una contracción o espasmo de los músculos del cuello o de la columna.

Durante la consulta el fisioterapeuta averigua si hay alguna vertebra bloqueada y sugiere la terapia que mejor se adapte a cada caso clínico.

Tratamiento de la torticolis en fisioterapia

El tratamiento de la tortícolis en fisioterapia consiste en técnicas de movilización de terapia manual, aplicación de calor y laserterapia.

Terapia manual, masaje descontracturante: el masaje es una técnica muy eficaz para resolver o mejorar muchas de las patologías articulares más comunes. La acción del masaje tanto sobre los tejidos articulares como los circundantes es especialmente beneficiosa para mejorar los procesos de absorción y circulación, siempre que tengamos en cuanta las limitaciones de esta técnica y sus contraindicaciones.

Aplicación de calor local: se aplica cuidadosamente sobre el músculo esternocleidomastoideo con agentes físicos de termoterapia como compresas calientes.

 

Laserterapia con K-Laser: El láser se coloca en contacto con la piel de manera que la energía pueda penetrar el tejido, donde interactúa con una serie de moléculas dando lugar a la restauración del funcionamiento normal de la función celular.

La terapia láser con K-Laser tiene un efecto anti-inflamatorio, estimula la vasodilatación y el drenaje linfático, lo que aumenta la reabsorción de los productos causantes del dolor. El láser regula el bombeo de sodio-potasio, llevando al bloqueo de la transmisión de la señal del dolor).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *