Fisioterapia postparto

Nunca está demás acudir al fisioterapeuta tras el parto para que nos ayude a evaluar nuestro estado y nos indique qué pasos hemos de seguir para conseguir una óptima recuperación. A muchas mujeres les preocupa recuperar su figura tras el parto y además con cierta rapidez. La recuperación post-parto en fisioterapia va más allá de recuperar la figura: su función es la de rehabilitar zonas que han quedado debilitadas o solucionar problemas en el cuerpo femenino derivados por los cambios sufridos durante el embarazo y el parto.

Pasadas seis semanas del parto (cuarentena), la mujer debe aprender a tomar conciencia y ejercitar la musculatura del suelo pélvico y pared abdominal, con el objetivo de reestablecer su cuerpo y fortalecer los músculos que han sido afectados durante el embarazo y el parto. Este trabajo nos ayudará a recuperar la correcta colocación de la vejiga, la matriz y el recto evitando así futuros problemas de incontinencia. Tanto si has tenido un parto natural como si ha sido por cesárea, debes saber que existen a tu disposición tratamientos específicos de Fisioterapia para la recuperación física de tu cuerpo y de tu suelo pélvico.

En el postparto podemos tratar:

Incontinencia urinaria: este es uno de los problemas más frecuentes entre las mujeres tras el parto debido principalmente por un debilitamiento del suelo pélvico, y especialmente si se han tenido desgarros en el periné. Durante la sesión de fisioterapia se realizan ejercicios del suelo pélvico, para acelerar la recuperación y evitar incontinencias urinarias de esfuerzo.

Síndrome abdomino-pélvico: es frecuente que durante el post-parto se experimente dolor en ciertas zonas a nivel hipogástrico, o lo que es lo mismos, bajo el ombligo. En este caso el fisioterapeuta presta atención a la movilidad de la columna lumbar y a la tonificación abdominal progresiva, trabajándola de manera sincronizada con el suelo pélvico a través de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH).

Relajación de los ligamentos: debido a la acción hormonal, los ligamentos se relajan y modifican su función de sostén. Este efecto se nota especialmente en la zona lumbopélvica y en el cartílago sinfisial púbico, que suelen generar dolor lumbar y cervical, dolores ciáticos, hormigueos y adormecimiento de los dedos, dolor en el cóccix y articulación sacrococígea, algias pubianas o dorsolumbares.

La mayor parte de las veces, tras el parto la mujer suele pasar a un segundo plano porque lo más importante es el bebé. Sin embargo, desde la fisioterapia obstétrica y ginecología luchamos para que las mujeres acudan a una valoración de fisioterapia postparto y hagan una correcta recuperación. Cualquier síntoma o dolencia que persista pasada la cuarentena y que no tuviera antes de quedarse embarazada debe valorarse y tratarse.

Si durante la recuperación post-parto observas algunas de las patologías mencionada anteriormente no dudes en comunicárselo a tu médico especialista para que haga una valoración y consulta con el fisioterapeuta para que te sugiera qué tratamiento puede ser el más adecuado.