EFECTOS DE LA QUIMIOTERAPIA EN LAS UÑAS DE LOS PIES

Como el cabello y el vello, nuestras uñas están destinadas a proteger nuestra epidermis y desafortunadamente no se libran de los efectos de la quimioterapia.

La quimioterapia y radioterapia son los métodos terapéuticos más empleados en la actualidad en el tratamiento del cáncer. Su objetivo principal es destruir las células del tumor, con el fin de lograr la desaparición, detención o reducción de su crecimiento. Sin embargo, estos métodos son potentes y afectan también a las células sanas, causando los efectos secundarios relacionados con la quimioterapia.

Las terapias afectan a la matriz ungueal de las uñas que pueden presentar los siguientes cambios:

  • Cambios en la coloración: se deben a la pigmentación de melanina, o por depósitos de sustancias sobre las células de la matriz ungueal. Las uñas de los pies se vuelven moradas o incluso negras.
  • Engrosamiento: las terapias contra el cáncer afectan a la matriz ungueal de la uña, es decir, a su zona de crecimiento. Cualquier alteración de la matriz afectará en el grosor y velocidad de crecimiento de la misma.
  • Fragilidad: durante el tratamiento es importante fortalecerlas con complementos alimenticios y lacas unguelas ya que las uñas tienden a agrietarse y quebrantarse.
  • Dolor: la toxicidad en los alrededores de la uña, es habitualmente consecuencia de los tratamientos de quimioterapia. En este contexto, existe una inflamación de los tejidos alrededor de la uña llamada perionixis, que puede evolucionar y tener: el aspecto de una uña encarnada. Puede ser muy molesta, dando problemas al caminar.
  • Desprendimiento parcial o total: cuando se realiza tratamiento de quimioterapia la uña puede separarse del lecho ungueal en parte o en su totalidad como si hubiera recibido un golpe o traumatismo.
  • Infecciones por hongos (onicomicosis): la quimioterapia provoca una alteración de nuestro sistema inmune que favorece el crecimiento de los hongos.

El 80% de las personas que reciben múltiples ciclos de quimioterapia desarrollan cambios en las uñas.*

*  Gilbar Peter, MPall C, Hain Alice et al. Nail Toxicity induced by cancer chemotherapy. J Oncol Pharm Practice (2009) 15: 143-155

Consejos para cuidar de las uñas de los pies durante la quimioterapia
Es conveniente mantener la longitud de la uña corta, evitando así que puedan romperse o engancharse.

No arrancar las cutículas blandas, cortarlas con mucho cuidado para mantener las uñas limpias. Hay que tener cuidado al cortarlas para no producir heridas, evitando así la posibilidad de contraer infecciones si las defensas están bajas.

Utilice un producto hidratante específico para uñas, libre de alcohol, para que no pierdan elasticidad, evitando así que se partan con más facilidad de lo normal.

Es mejor no usar pintauñas con el fin de evitar los agentes químicos. Los esmaltes debilitan a las uñas de por sí.

No uses uñas postizas, ya que el pegamento es agresivo e irritativo.

No se recomienda emplear esmaltes de uñas ni quitaesmaltes, ya que suelen amarillear las uñas, resecarlas y aumentar su fragilidad.

Para limitar los choques a nivel de las uñas de los pies, una solución es  llevar zapatos anchos y muy suaves, para evitar los traumatismos sobre las uñas.

No dejar expuestos a la humedad los pies. Hay que secarlos lo mejor y más rápido posible, insistiendo en las zonas entre los dedos, ya que la humedad puede favorecer la aparición de hongos e irritaciones.

Recuerda que el podólogo, como profesional sanitario experto en el pie, puede ayudarte a tratar y prevenir estos efectos secundarios, para que afecten lo mínimo posible a tu calidad de  vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *