Dolor articular y artrosis: prevención y tratamiento


El dolor articular es una molestia que padece más del 20% de la población española. Un estilo de vida saludable, ejercicio físico continuado sin sobreesfuerzos, una adecuada alimentación e hidratación y evitar la sobrecarga de las articulaciones contribuyen a minimizar, retrasar o evitar la aparición del dolor articular.

Cada vez se diagnostican más frecuentemente enfermedades inflamatorias de las articulaciones. Las molestias en rodillas, codos, muñecas, tobillos, etcétera, en forma de pinchazos, dolor agudo, rigidez e inflamación, imposibilitan la realización de muchas actividades y pueden llegar a afectar a factores tan importantes en la calidad de vida, como es el sueño y el hecho de tener un buen descanso.

Los síntomas que caracterizan a un tipo concreto de dolor articular dependen de la enfermedad que lo cause: la artrosis afecta normalmente a las rodillas, pero también puede haber artrosis en las muñecas, en algunas articulaciones de los dedos de las manos, o en las caderas.  Si el dolor afecta a las pequeñas articulaciones de las manos, muñecas, pies y hombro puede ser debido a la artritis reumatoide.

Debido a los cambios de hábito de vida, la obesidad, el sedentarismo y la mayor esperanza de vida, el principal problema articular es la artrosis

Es habitual la rigidez generalizada, sobre todo tras periodos de inactividad. Normalmente las articulaciones presentan inflamación, calor y limitación de los movimientos.

Fisioterapia para el dolor articular

El tratamiento del dolor articular a menudo es inadecuado. Debe ir dirigido no sólo al alivio mediante medicación del dolor sino también a la actividad y a la funcionalidad, por ello, la rehabilitación, la fisioterapia y las terapias físicas son esenciales para mejorar la calidad de vida del paciente.

En este tipo de patologías el fisioterapeuta a domicilio trabaja principalmente con terapia manual, desarrollando técnicas como el masaje, la osteopatía, las movilizaciones activas o pasivas y otras técnicas que requieren de materiales como los vendajes funcionales y el kinesiotape. En el caso de trabajar con personas mayores y con dolencias asociadas con la edad, es muy importante lograr mejorar la actividad física de las personas y aumentar sus niveles de motivación.

La adopción de medidas de corrección postural y la realización de ejercicios físicos aeróbicos, que pueden combinarse con ejercicios de fortalecimiento muscular, flexibilidad y coordinación motora (caminar, bailar, nadar, ir en bicicleta, yoga), siempre adaptados a la gravedad de la enfermedad, ayudan a prevenir o mejorar el dolor articular.

Laserterapia alta potencia para aliviar el dolor articular

La hilterapia o terapia laser de alta potencia con nuestro equipo K-laser Cube, permite tratar eficazmente lesiones profundas y patologías crónicas como la osteo-artritis, ya que gracias a su alta potencia induce una respuesta biológica.

Una de las características distintivas de esta tecnología es que los fotones de la luz láser penetran profundamente hasta varios centímetros según la frecuencia de la onda, facilitando que la energía esté disponible en el interior de la célula. Sobre las células nerviosas el láser disminuye la sensibilidad y bloquea la transmisión del dolor al cerebro, algo que se constata a lo largo de la duración del tratamiento llegando a notar como remite la sintomatología dolorosa mejorando la funcionalidad de la zona afectada.


Suplementos con colágeno, una ayuda natural y eficaz.

Los suplementos alimenticios con colágeno ayudan a reducir el dolor, aportan nutrientes para prevenir el desgaste articular, a mejorar la movilidad y a la recuperación de lesiones.

Efectos beneficiosos de los suplementos con colágeno:

  • ayudan a regenerar los tejidos de nuestro cuerpo, en especial cartílagos, huesos y tendones.
  • mantienen las articulaciones en perfecto estado de salud al mejorar su movilidad.
  • ayudan a evitar y prevenir lesiones deportivas y a recuperarnos antes de ellas.
  • disminuyen el dolor de articulaciones en personas de avanzada edad.
  • mejoran el aspecto de nuestra piel, del cabello y de las uñas.

Los suplementos alimenticios con colágeno están especialmente indicados para personas con dolor originado por desgaste, envejecimiento o traumatismo, deportistas,  personas con sobrepeso y mujeres a partir de los 40 años.

Es conveniente tomar estos suplementos al menos de un mes a tres meses para empezar a notar sus beneficios, principalmente la reducción del dolor de articulaciones. Los efectos beneficiosos duran mientras se tome el suplemento diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *