Dolor de estómago y Osteopatía

El estómago es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, participa en la digestión y es donde se produce la mezcla de los alimentos con el jugo gástrico y se forma el llamado bolo alimenticio. Se encuentra ubicado en la zona epigástrica (por debajo del diafragma desplazado ligeramente a la izquierda). Una de las características más importantes del estómago es que su PH es muy ácido, para poder romper los enlaces de las moléculas de los nutrientes que le llegan.

El dolor de estómago es un reflejo de que algo a nivel visceral no funciona correctamente.
Es obvio que la alimentación es fundamental para mantener una correcta función del estómago, pero también, como siempre decimos, el cuerpo es un todo y tiene muchas más influencias que la alimentación.
La postura influye a nivel general en todas las vísceras y concretamente en el estómago ya que cada uno tenemos una tipología, unas cadenas musculares predominantes y una postura adquirida, ya sea por genética o por el día a día, y simplemente el hecho de tener más tensión en la zona abdominal o en la zona diafragmática, nuestro estómago se puede ver más comprimido o más desplazado hacia un lado u otro.
Todos somos diferentes, cada uno tiene su propio cuerpo humano adaptado a sus necesidades, y por tanto el mismo dolor de estómago puede ser provocado por causas diferentes en diferentes personas.
Normalmente los síntomas que reflejan que el estómago no funciona correctamente son el reflujo, la acidez, la gastritis, los dolores, el ardor, las digestiones pesadas y difíciles… También puede haber signos reflejos que nos indican que el estómago no va bien, como es por ejemplo el dolor de hombro izquierdo, ya que el hombro izquierdo y el estómago están relacionados, y puede que sintamos molestias en nuestro hombro a causa de algún problema estomacal.

Otro signo importante que puede reflejar problemas gástricos son las vértebras dorsales, a nivel de la dorsal 4 a la dorsal 6, ya que es desde esas vertebras desde donde salen los nervios que van a ir a parar al estómago. Por eso cuando el estómago no funciona bien es muy normal que aparezcan bloqueos en esas vertebras, contracturas musculares a ese nivel, dolores o que sintamos rigidez.

El tratamiento mediante la osteopatía visceral nos ayuda a tratar las vísceras, lo que sería ideal en este caso para tratar el estómago. Con un diagnóstico previo mediante alguna de las señales como las que hemos mencionado, podemos saber si la zona visceral a tratar es el estómago o se trata de otro órgano.
Cuando el estómago no está bien sufre una limitación de movimiento por lo que no puede funcionar correctamente. Todos los órganos se mueven al realizar sus funciones, por ello la osteopatía visceral trata de liberar el estómago para que recupere esa movilidad y pueda funcionar sin problemas.

La tendinitis del tendón de Aquiles


La tendinitis del tendón de aquiles, o tendinitis aquílea, es una de las lesiones más frecuente en el mundo del deporte y nos puede dejar aparcados de la actividad física durante un gran período de tiempo debido al intenso dolor que produce en la parte inferior de la pierna.

La “tendinitis” es la inflamación con engrosamiento de cualquiera de nuestros tendones. Los tendones son los extremos que emplean los músculos para amarrarse a los huesos y, así, obtener una palanca de fuerza más efectiva. Por tanto, cuando inflamamos estos “amarres” nuestra movilidad se va a resentir y el dolor aparecerá a partir de cierto grado de esfuerzo físico del músculo y del tendón implicado.

Hablamos de “tendinitis” cuando hay marcada inflamación de un tendón. La tendinitis del tendón de Aquiles es la inflamación del tendón que va de los músculos gemelos hasta el talón del pie por la parte posterior de la pierna.

Es una de las patologías más temida por el corredor y el deportista en general. Las mujeres son más propensas a sufrir esta lesión debido al uso de zapatos con tacón.

El paciente llega a la consulta manifestando dolor detrás del tobillo por encima del talón: es el principal síntoma de una tendinitis del tendón de Aquiles. Generalmente se manifiesta por la mañana al levantarse y al inicio de una sesión de deporte. El dolor tiende a disminuir cuando el pie está en reposo. Los dolores se notan con una pequeña palpación de manera directa sobre el tendón. En caso de tendinitis crónica, el dolor es asociado con una rigidez y con una presencia posible de nódulos o bultos a nivel del tendón.

El diagnóstico de una tendinitis aquilea no suele ser complicado, y ciertas pruebas complementarias como la ecografía o la RNM nos pueden sacar de dudas en casos difíciles, pero no siempre son necesarias.

Son varias las causas para contraer una tendinitis del tendón de Aquiles, pero generalmente se suele producir por la repetición de acciones como saltos, giros, aceleraciones y frenadas, gestos que se dan con mucha frecuencia y a alta intensidad en muchos deportes. También influye mucho la dureza de la superficie sobre la que se entrena y el tipo de calzado deportivo que utilizamos.

Tratamiento

Es aconsejado tratar una tendinitis del tendón de Aquiles lo más rápidamente posible con el fin de evitar las recidivas o una agravación que puede conducir a una rotura del tendón de Aquiles.

Para el tratamiento de la tendinitis del tendón de Aquiles se suele recomendar:

  • Reposo: lo primero que debemos hacer es cesar la actividad física, al menos aquellas actividades más agresivas.
  • Aplicar hielo sobre el tendón durante 15-20 minutos, dos o tres veces al día.
  • Revisión osteopática de las articulaciones por encima del tobillo (supra-astragalina, entre tibia, peroné y astrágalo) y por abajo (sub-astragalina, entre astrágalo y calcáneo) que suelen quedar tocadas tras esguinces o repetidas torceduras.
  • Fisioterapia: masaje de descarga muscular con técnicas desfibrosantes para el tendón. El fisioterapeuta, mediante terapia manual y estiramientos, aumenta la elasticidad de la cadena posterior (para que se concentre menos carga en su inserción) y regenera el tejido, eliminando fibrosis, con efecto antinflamatorio.
  • Vendaje funcional o kinesiotaping para restaurar la elasticidad del tendón afectado.
  • El podólogo debe controlar mediante plantillas la prono supinación si es excesiva y acortar el recorrido del tendón de Aquiles. Un buen estudio podológico y de la marcha puede recomendar el uso de taloneras o de plantillas ortopédicas, realizadas a medida y adecuadas a cada caso particular, para levantar el talón y dar reposo al tendón.

No dude en consultar con los especialistas de Clínica Balkis

El invierno de nuestros pies: diez consejos para su cuidado

El inicio del año es un periodo en el que el frío se une a la actividad física relacionada con los propósitos de la nueva temporada, dos aspectos en los que hay que tener en cuenta a nuestros pies, ya que si la sensación de baja temperatura no desaparece puede indicar patologías como lupus o arterioesclerosis y la mala práctica deportiva puede degenerar en problemas biomecánicos.

Para que el objetivo de año nuevo no termine a las primeras de cambio, es necesario cuidar nuestra forma de andar y correr, puesto que las alteraciones biomecánicas derivadas de una mala colocación del pie puede derivar en patologías y dolores.

“Nuestro cuerpo es una cadena que empieza en los pies, donde una enfermedad puede generar una patología en la rodilla o cadera”, afirma Rafael Navarro Félez, presidente del Colegio Oficial de Podólogos de Aragón.

Después de caminar o hacer deporte, es tiempo de disfrutar del momento de llegar a casa, ducharse y entrar en calor. Sin embargo, el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana advierte que  la sensación de frío, si se mantiene en el tiempo, puede esconder patologías asociadas como la anemia.

Decálogo de un pie sano

En invierno, nuestros pies se esconden debajo de varias capas de ropa, pero ello no puede hacer que nos olvidemos de su cuidado.

“En esta época, en las personas mayores con un menor riego en las extremidades, si añadimos el frío, suelen surgir sabañones”, señala el doctor Félez.

Para evitar la aparición de estas dolencias y mantener una temperatura idónea, el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana recomienda:

 LONDRES (REINO UNIDO) 06/01/2010.- Una mujer se coloca bolsas de plástico sobre sus zapatos para cruzar una calle nevada de Fleet, en Hampshire (R. Unido), hoy, 6 de enero de 2010. Varios aeropuertos y numerosas escuelas en el Reino Unido permanecen hoy cerrados por la fuerte nevada caída anoche, mientras que hay retrasos en servicios ferroviarios y problemas en algunas líneas del Metro de Londres. El aeropuerto londinense de Gatwick se vio obligado a cerrar la pasada noche, además de las cancelaciones de vuelos en los de Luton (Londres), Birmingham (centro de Inglaterra) y Southampton (sur inglés). Según el Servicio Meteorológico, en algunas zonas la cantidad de nieve caída puede alcanzar hasta los 40 centímetros. EFE/Aandy Rain
  1. Utilizar un calzado que no apriete para no dificultar la circulación o que los pies se calienten.
  2. Evitar el calor de fuentes directas como una estufa o bolsas de agua caliente.
  3. Mantener los pies secos.
  4. Mover las piernas para estimular la circulación.
  5. Alimentos como la canela, la cayena o la pimienta, y las vitaminas E, K y C pueden hacer que fluya más sangre a los pies, al aumentar la frecuencia cardíaca.
  6. Evitar los lácteos, ya que aumentan la sensación de frío, y la cafeína, porque comprime los vasos sanguíneos.
  7. Beber agua regularmente porque la deshidratación puede enfriar los pies.
  8. Activar la circulación de los pies con baños de contraste con agua fría y caliente.
  9. No fumar, la nicotina dificulta la circulación.
  10. Frotar los pies con una crema permite mantener los pies calientes e hidratados.

Estos consejos, junto a un abrigo adecuado, deben evitar que el frío de nuestros pies entre en casa. Si esta sensación continúa, su origen puede que no se encuentre en las bajas temperaturas propias de estas fechas, sino en una enfermedad asociada.

Un largo invierno

Además de la edad, en la salud de nuestros pies son determinantes patologías que pueden afectar al estado de la piel, es decir, a nuestra barrera ante hongos y heridas.

“La diabetes produce grietas por la desecación, y en personas mayores con patologías reumáticas aparecen callos por las deformidades de los dedos”, añade Rafael Navarro Félez.

. Sochi (Russian Federation), 13/02/2014.- Detail of a pair of skates on a carpet off rink at the Figure Skating event at the Iceberg Palace during the Sochi 2014 Olympic Games, Sochi, Russia, 13 February 2014. (Juegos Olímpicos de Invierno, Rusia) EFE/EPA/BARBARA WALTON

Junto a la prevalente diabetes, la permanencia del frío en los pies puede esconder enfermedades como el “fenómeno de Reynaud”, caracterizado por una respuesta exagerada de las arterias de los dedos de los pies ante diferentes temperaturas.

Ello puede ser parte también de un diagnóstico de arterioesclerosis, donde el riego de la sangre es dificultado por la acumulación de colesterol en las arterias.

Por tanto, es necesario tener en cuenta que el frío prolongado en nuestros pies no es sólo una sensación, sino que puede ser síntoma de patologías como las ya citadas o la anemia, la fibromialgia y los problemas de circulación.

Los pies, la base de nuestro cuerpo

Junto a problemas en la piel o las enfermedades asociadas, nuestra forma de andar determina la aparición de problemas biomecánicos.

“Caminar con un pie pronado o supinado puede provocar inestabilidad, disfunciones musculares y sobrecarga en el antepié o en la planta”, afirma.

Ello puede suponer la aparición de una dureza, un juanete u otras deformaciones en los pies, que tienen origen en su colocación al andar y no en el tipo de zapato que utilicemos.

Un elemento que sí adquiere mayor importancia cuando el pie sufre una anomalía que obliga a utilizar un calzado especial, con materiales como la licra que se adapta a la forma de nuestras extremidades.

Tanto para determinar la pisada como para analizar la salud de nuestros pies el doctor Félez insiste en “no dejar nuestra salud en manos de cualquiera, como una esteticien o una tienda de deportes, ya que cualquier patología debe ser tratada por el profesional médico adecuado”.

 

Fuente: efesalud.com

OSTEOPATÍA Y SEQUEDAD OCULAR

OSTEOPATÍA Y SEQUEDAD OCULAR 

Laura Paredes Martinez

La Osteopatía sigue siendo una gran desconocida en el mundo de la oftalmología, pero sin embargo cada vez es más común su aplicación en la prevención y la mejora de la visión. Además, ofrece muy buenos resultados en el tratamiento de la sequedad ocular, en el síndrome del ojo seco, pues ayuda a mejorar la lubricación del ojo actuando sobre las glándulas lacrimales.

ojo

Con la osteopatía trabajamos cada hueso craneal y de la bóveda ocular con el objetivo de liberar todas las tensiones suturares, musculares, arteriovenosas o estructuras nerviosas. De este modo, devolvemos al ojo su forma esférica y su funcionalidad, así como una correcta posición del eje del ojo. Además, el ojo es uno de los captores de la postura más significativo; ya que con técnicas de osteopatía mejoramos la postura. Es importante comenzar a tratar al niño desde edades tempranas, a ser posible antes de los siete años para evitar complicaciones.

La osteopatía craneal puede liberar tensiones alrededor de los ojos, actuando en los huesos de las órbitas y en las membranas intracraneales. Además, actúa en la circulación de la sangre, de la linfa, del líquido cefalorraquídeo y libera la presión de los nervios y vasos sanguíneos que rodean a los ojos. También actúa sobre los nervios craneales, en concreto sobre los oculomotores. De ese modo, también puede mejorar la lubricación del ojo.

cabezaa

El osteópata cualificado valorará mediante diferentes test las suturas que pueden estar afectadas. Trabajamos las zonas de disfunción mediante técnicas articulares, viscerales, membranosas y estructurales, sin olvidarnos de las conexiones con el resto del cuerpo. Todo ello complementado con ejercicios y terapias especializadas.

Aprovéchate este verano de todas las ventajas, pues es una época donde se pueden secar más los ojos, por los aires acondicionados, cloro de piscinas, sequedad climatológica, la exposición al sol…, y muchos más factores que nos pueden afectar. Ven a Clínica Balkis y estudiamos tu caso, realizando un estudio detallado del problema y un tratamiento personalizado de cada caso.

FISIOTERAPIA Y OSTEOPATIA PARA LA CEFALEA Y MIGRAÑA

Muchas veces te habrás preguntado cuales son las causas del dolor de cabeza, mientras que te planteas si se te pasará con medicación o simplemente dejándole pasar. Los fisioterapeutas y osteópatas te podemos ayudar a conocer las causas del dolor de cabeza, intentando clasificarlas en dos grupos según los diagnósticos médicos más comunes:

– Cefalea tensional o cefalea cervical, que se caracteriza por ser bilateral, sensación de presión en la cabeza, de intensidad soportable, sin nauseas, y que no empeora con la actividad física, en ocasiones puede presentar fotofobia y fonofobia. Puede aparecer en episodios de sólo minutos de duración, y menos de 15 días al mes, o crónica cuando se presenta más de esta cantidad de días, puede ser una evolución favorable de algunas migrañas, o consecuencia del abuso de antiinflamatorios o analgésicos.

Su causa, puede ser la tensión involuntaria de los músculos pericraneales como frontal y occipital, y motores de la cabeza manoscolumna cervical como son los que reciben inervación de nervios que salen de la columna cervical C1, C2, C3, esplenio del cuello y cabeza, los rectos mayor y menor, oblicuo mayor y menor, el esternocleidomastoideo y el trapecio. Esta tensión puede ser demostrada bien mediante palpación, algómetro de presión o electromiograma. Y puede dar lugar a la aparición de puntos gatillo miofasciales en dicha musculatura, que se trata de un nódulo palpable dentro de una banda tensa que produce, dolor referido en este caso a cabeza, cara y columna cervical, y una limitación del movimiento.

O bien tener un origen en las estructuras nerviosas dependientes de segmentos vertebrales cervicales, como es la cercanía del núcleo del trigémino con los primeros tres nervios espinales, que generará el dolor referido hacia frente, órbita y vértex.

– Jaqueca o migraña, es un dolor de cabeza periódico de 4 a 72 horas de duración, generalmente el migrañoso se refiere a ellos como ataques, localización unilateral y de carácter pulsátil, con ciertas parestesias pero que puede asociarse a irritabilidad, náuseas, vértigos y mareos, fotofobia, retención de sodio, y disminución de la producción de orina. Y empeora con toda actividad física, y en ocasiones previo a la menstruación. Suelen aparecer primero los pródromos y a los 30 minutos la crisis del dolor.

Sobre el origen de la migraña algunos autores defienden que es por una depresión vascular cortical de las estructuras que recorren los senos de la duramadre, una de las meninges y la más externa que discurre adherida al hueso y formando dichos compartimentos. Este fracaso vascular sería iniciado por la inflamación neurogénica, y la cual podría ser causa de hipoxia o falta de oxígeno en estos tejidos perivasculares de la arteria cerebral anterior, media y posterior inervados también a su vez por el trigémino.

En ambos casos el estrés afecta, ya que el sistema somatosensorial esta modulado por el tálamo y el sistema límbico o de la emoción, por lo que cualquier experiencia desagradable sobre el dolor o de tu vida diaria es factible que disminuya el umbral del dolor, de todas las estructuras craneales nombradas anteriormente, lo que se conoce como el fenómeno de hipersensibilización central, en la que se afecta el sistema descendente de neuronas que inhiben la transmisión de impulsos dolorosos, y cualquier estimulo puede ser el desencadenante de una crisis.

Los tratamientos más adecuados son:masaje cabeza osteopatía estructural centrada en pelvis, tórax, costillas, y vértebras cervicales; osteopatía craneal de las suturas y apertura de agujeros de la base del cráneo (agujero rasgado posterior, por donde pasan el IX, X y XI par craneal, además de la vena yugular interna), la liberación de la hoz del cerebro y tienda del cerebelo mediante terapia miofascial; técnicas viscerales dirigidas principalmente a diafragma, estómago, duodeno, liberación de los puntos gatillo de la musculatura cráneo-cervical; técnicas de masoterapia, estiramientos de la musculatura cervical, terapia manual, vendaje neuromuscular, laserterapia avanzada….

En la clínica Balkis estamos a su disposición para tratar su problema de forma global y con un amplio equipo multidisciplinar para ayudarle en todo lo que necesite.

EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA

FISIOTERAPEUTA LAURA PAREDES MARTINEZ  N º COL:3342

La epicondilitis, también conocida con el nombre de codo de tenista, es una lesión bastante común causada porCODOsobreuso excesivo en el codo. Recibe su nombre debido a que los jugadores de tenis, pues son particularmente propensos a la lesión. Pero muchas otras actividades físicas, incluyendo el tenis, pádel, hockey, balonmano, baloncesto, bicicleta, uso de una máquina elíptica y muchos más… lo que potencialmente puede causar o agravar la epicondilitis. Todo aquello que conlleva uso repetido del miembro superior puede causarlo, sea con deporte o no.

La epicondilitis  es una enfermedad o lesión caracterizada por dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo, eminencia ósea que se encuentra en la parte lateral y externa de la epífisis inferior del húmero. Está provocada por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo, lo que ocasiona microrroturas fibrilares y reparación inadecuada a nivel de los tendones de los músculos que se insertan en la región del epicóndilo, principalmente del tendón del músculo extensor radial corto del carpo. Hay que diferenciarla de la epitrocleitis, también llamada epicondilitis medial o codo de golfista, en la que el dolor se localiza en la porción interna del codo.

CODO 1Está tendinitis es causada por la contracción de los músculos del antebrazo en repetidas ocasiones, un movimiento que se puede realizar en muchos deportes y en muchas situaciones de la vida diaria. Es unapatología muy relacionada también con profesiones que requieran este movimiento, así es en  pintores, fontaneros, administrativos, personal sanitario… Hay que decir que no es sólo el deporte lo que la provoca, con lo cual no hay que cuidar y tratar solamente la patología en este apartado, sino a lo largo del día, sea cual sea la actividad que realicemos.

El dolor en el codo es una de las primeras señales que te indican que puedas tener una epicondilitis. Suele ser un dolor fuerte, agudo, que los pacientes describen como fino. Este dolor generalmente empeora con el tiempo y se extenderá a lo largo del brazo desde el codo hasta la muñeca. En muchos casos, el dolor se intensifica cuando realizamos el gesto del agarre, como cuando se abre una puerta o darle la mano a alguien, elevar una silla, coger una plancha, abrir un bote….  También suele asociar pérdida de fuerza al sujetar objetos, esto unido al dolor descrito.

En muchas ocasiones, una epicondilitis puede ser la causa de un problema de origen cervical, en este caso estaríamos hablando de un pinzamiento que afectaría a las vértebras cervicales y dará un dolor referido en todo el territorio del codo, esta patología la podemos catalogar como una cervicobraquialgia. Los síntomas que se describen en este síndrome son dolor cervical y en la articulación del codo, pérdida de movilidad, hormigueo, disminución de la sensibilidad…. A veces se puede sospechar que nos estamos encontrando con un problema de origen discal, una hernia discal o una protusión discal.

Gracias al tratamiento fisioterápico todos estos síntomas de la epicondilitis pueden desaparecer. Si usted padece cualquiera de estas sintomatologías acuda a su fisioterapeuta para que pueda ayudarle, pues diseñará un plan de tratamiento, así como ejercicios que le ayudarán a devolver la movilidad del codo, disminuir toda clase de parestesias, pérdida de sensibilidad que ese afectándole en ese momento.

El plan de tratamiento consistirá en tratamientos de terapia manual, masoterapia, punción seca para los puntos gatillos, kinesiotaping, laserterapia avanzada, ultrasonidos…

Asimismo es importante que siga un tratamiento preventivo cuidando su higiene postural, realizar deporte y ejercicios.

HERNIA DISCAL Y FISIOTERAPIA

Se estima que hasta un 75% de las personas tendrá algún tipo de dolor de espalda o cuello en algún momento de la vida. La buena noticia es que la mayoría  se recupera sin necesidad de cirugía y el tratamiento conservador, como la fisioterapia, por lo general obtiene muy buenos resultados.

La columna está compuesta por 33 vértebras (huesos) que se apilan unos encima de otros. Entre cada herniavértebraexiste una almohadilla elástica o cartílago llamado disco intervertebral. Los discos constan de una cubierta exterior resistente y fibrosa (anillo fibroso), y un centro gelatinoso (núcleo pulposo). La función del disco intervertebral es la de amortiguar y repartir las cargas que se generan en nuestra columna vertebral.

A medida que envejecemos, el disco se hace más plano y menos flexible, por lo que es más fácil de lesionar. En algunos casos, el núcleo pulposo puede empujar a través de una grieta en el exterior y dar lugar a una hernia (bulto) o rotura (desgarro). Existen diferencias entre protusión discal y hernia discal. En la protusión discal existe deformación del disco intervertebral pero el núcleo pulposo no se ha filtrado a través del anillo fibroso. En cambio, en la hernia discal, existe una rotura del anillo fibroso y un escape del núcleo hacia la parte exterior que provoca una mayor deformación.

Una hernia discal puede irritar los nervios cercanos y producir dolor, entumecimiento o debilidad en las piernas o brazos. También hay personas con hernias discales que no presentan síntomas. disco hernia

Las hernias discales son más comunes en el cuello (columna cervical) y en las lumbares (columna lumbar). En la parte lumbar, los discos pueden llegar a ser dañados por un desgaste excesivo o una lesión.

Existen factores de riesgo como: Edad, obesidad, ocupación laboral y bajos niveles de actividad física

El tipo y la localización de los síntomas dependen de la ubicación y la cantidad de presión sobre los nervios:

  • Si tiene una hernia discal en la columna cervical, es posible que tenga dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, o cualquier combinación de estos síntomas en el brazo, en el hombro o en el cuello.
  • Si tiene una hernia discal en la columna lumbar, es posible que tenga dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, o cualquier combinación de estos síntomas en la espalda, los glúteos o las piernas, y lo más probable, sus síntomas se presentarán en un sólo lado de su cuerpo.

Su fisioterapeuta le realizará un examen físico completo. Para ello, será necesario comprobar en qué posiciones aparece el dolor para poder determinar las causas del mismo. Además, es necesario hacer un examen neurológico, comprobar los reflejos, la fuerza muscular, la forma de caminar y la sensibilidad.

El objetivo principal del fisioterapeuta es ayudarle a continuar realizando sus actividades diarias.

Su fisioterapeuta puede optar por utilizar una combinación de estos tratamientos:

  • La terapia manual mejora la movilidad de las articulaciones y el estado de la musculatura.
  • La higiene postural le mostrará cómo realizar pequeños cambios en la forma de sentarse, agacharse, coger pesos, incluso en qué posición dormir para ayudar a aliviar su dolor.
  • Tratamientos para el dolor, tales como ultrasonidos, laserterapia avanzada y la estimulación eléctrica sirven para reducir el dolor, la inflamación y mejorar la circulación.
  • Los ejercicios que implican movimientos específicos para aliviar la presión de los nervios y disminuir el dolor y otros síntomas, sobre todo durante las primeras etapas del tratamiento.
  • Los ejercicios de fortalecimiento, una musculatura del tronco fuerte puede ayudar a eliminar estrés en la columna vertebral, además de prepararle para situaciones o demandas excepcionales en sus actividades diarias.
  • Estiramientos y ejercicios de flexibilidad para mejorar la movilidad de las articulaciones y los músculos de la columna vertebral, los brazos y las piernas. La mejora de movimiento en la articulación puede ser clave para el alivio del dolor.
  • Una vez que el dolor haya desaparecido, será importante que continúe con las nuevas posturas y hábitos para mantener su espalda saludable.

Los discos herniados pueden ocurrir como resultado del envejecimiento, pero hay cambios en su estilo de vida que pueden reducir el riesgo general:

  • Mantener un peso saludable puede reducir el estrés sobre la columna vertebral.
  • Tenga una postura correcta, pues la mejora de su alineación puede contribuir a la salud de su columna vertebral
  • Utilice una mecánica corporal adecuada, cambiando la forma de llevar a cabo las actividades, especialmente las que hace con frecuencia, puede ayudarle a reducir el riesgo de una hernia de disco.
  • Su fisioterapeuta le ayudará a descubrir que adaptaciones puede hacer en su puesto de trabajo.