FASCITIS PLANTAR

PODOLOGA ANA MONZO PRIMO

La fascitis plantar es una inflamación aguda de la aponeurosis plantar del pie.

SÍNTOMAS:

El síntoma clásico de la fascitis plantar es el dolor, a veces incapacitante, ya sea en la planta del pie o en el talón. Este suele presentarse desde primera hora de la mañana, cuando el paciente está recién levantado, y va cediendo a lo largo del día, mejorando con el descanso. Si se produce una marcha prologada el dolor suele empeorar, aunque también es posible notarlo simplemente estando de pie o incluso en reposo.

En ocasiones el dolor de una fascitis plantar puede acabar alcanzando el tobillo o incluso los dedos de los pies.

CAUSAS:

  • Exceso de carga en el pie causada por correr largas distancias, especialmente en terrenos irregulares. El empleo de un calzado inadecuado, con la suela demasiado blanda o una sujeción deficiente del arco plantar o del talón, puede tener las mismas consecuencias.
  • Pies planos o excesivamente arqueados.
  • Exceso de peso.
  • Presencia de un tendón de Aquiles tenso ( es el que conecta los músculos de la pantorrilla al talón).
  • Debilidad del músculo sóleo, que es un músculo situado en la pantorrilla por debajo del gemelo. Este músculo es el encargado de la flexión de la planta del pie, de modo que si se encuentra alterado, el paciente tratará de corregir la falta modificando su paso y pudiendo provocar así otro tipo de lesiones.
  • Edad: a medida que envejecemos la fascia plantar va perdiendo elasticidad. A esto se suma que la musculatura que participa en el movimiento del pie también va perdiendo su fuerza, y su capacidad de regeneración disminuye. Además, la capa de grasa presente en el talón, y que amortigua gran parte del impacto recibido por el pie, también disminuye, favoreciendo la aparición de lesiones en la fascia.

FASCITIS .BMP

 

TRATAMIENTO:

    • Aines
    • Infiltraciones con corticoides o colágeno
    • Estiramientos para mejorar el sistema aquilio calcáneo plantar.
    • Reposo ( lo máximo posible para evitar esfuerzos extras al pie)
    • Vendajes funcionales
    • Soportes plantares
    • Baños de contraste
    • Cirugía( en caso graves)

TRATAMIENTO DEL DOLOR MUSCULO-ARTICULAR CON INYECCIONES DE COLAGENO

Podóloga Silvia Domenech Gaspar

El cuerpo humano posee una proteína que es el colágeno que se encuentra en tejidos blandos como ligamentos músculos, cartílagos, tendones… y contribuye a proporcionarles la elasticidad, hidratación, elasticidad, flexibilidad; ayudando a mantener en total integridad estas estructuras. Con el paso de los años y el desgaste físico de las estructuras el colágeno va desapareciendo de los tejidos blandos, por ello a partir de los 50 años se produce una caída en la cantidad depositada de colágeno, provocando un debilitamiento de las estructuras adyacentes provocando dolor y rigidez, y una consecuente disminución del movimiento, con el consecuente desgaste articular, muscular, tendinoso… colageno-md Con las inyecciones de colágeno estamos aportando una cantidad extra de colágeno directamente en la estructura dañada con lo que provocaremos una disminución del dolor, una reparación del tejido a largo periodo. Y además se considera una técnica muy poco agresiva ya que la infiltración se produce en zona subcutánea y no vía intraarticular. Las infiltraciones sirven para diversas patologías tales como: ESPOLON, FASCITIS, BURSITIS INTERMETATARSAL, NEUROMA DE MORTON, JUANETES Y TENDINITIS La duración del tratamiento depende de la gravedad de la lesión pero un tratamiento normal necesita 4-5 infiltraciones.