GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA


A diferencia de los abdominales tradicionales que causan un abdomen abultado y provocan incontinencia urinaria, prolapsos y disfunciones sexuales, los ejercicios abdominales hipopresivos disminuyen presión abdominal, son idóneos para reducir la cintura, solucionar la incontinencia urinaria de esfuerzo y evitar los prolapsos.

El creador de la gimnasia abdominal hipopresiva fue el fisioterapeuta Marcel Caufriez, que durante los años ochenta y hasta la actualidad ha estado investigando sobre la incontinencia urinaria, relacionada básicamente con los esfuerzos abdominales y el mal reparto de las presiones que se producen en el abdomen causantes de la relajación del suelo pélvico y del transverso.

Marcel Caufriez ha creado un método de gimnasia abdominal que no ocasiona distensión del perineo ni del transverso. Estos ejercicios logran reforzar el periné, solucionando determinados tipos de incontinencia urinaria y reduciendo el perímetro de la cintura.

Este método ha sido revolucionario especialmente en la recuperación de la madre después del parto, pues a partir del control de la respiración y del diafragma se logra un ascenso visceral. Se pueden utilizar los ejercicios de forma preventiva y en ciertos tipos de prolapsos para recuperar la posición de los órganos internos.

Trasladar este método fisioterapéutico al terreno del Fitness-Salud proporcionará beneficios importantes sin ningún otro trauma que el de dejar de hacer lo que siempre se ha venido haciendo, dejar de lado la tradición para contemplar la evolución.

Las sensaciones que se logran con los ejercicios abdominales hipopresivos van incrementándose con la práctica y se transfieren casi automáticamente a la vida cotidiana, proporcionan una mejora postural y un incremento de la consciencia corporal que facilita la realización de los mismos y una disminución del perímetro de la cintura que se comprueba en pocas sesiones.

La realización de estos ejercicios precisan de unas apneas respiratorias, estar sin aire durante varios segundos, es por ello que las personas hipertensas deben abstenerse de hacerlos.

Igualmente las mujeres embarazadas no pueden realizar estos ejercicios por la presión que generan. Posteriormente, después del parto, serán los ejercicios que le ayudarán a recuperarse más rápidamente. Un profesional de la fisioterapia formado en gimnasia abdominal hipopresiva y en post-parto será la mejor ayuda para realizarlos apropiadamente.

La persona se tumba boca arriba, las rodillas flexionadas, las plantas de los pies en el Suelo, la barbilla recogida de manera que el mentón no apunte hacia arriba y se evite una curvatura cervical exagerada y las manos en las caderas intentando tensar la musculatura dorsal.

En esta posición se expulsa todo el aire y sin aire en los pulmones, en apnea espiratoria, se intenta entrar al máximo el abdomen, reducir el perímetro de la cintura y se mantiene durante unos diez a quince segundos. Conviene repetir el ejercicio con unas pautas de descanso cortas y concretas. Se realizan tres respiraciones profundas y de nuevo se expulsa el aire para volver a la apnea espiratoria, reducir al máximo la cintura y mantener otros diez a quince segundos. Se debe hacer una progresión lógica e iniciar con pocas repeticiones e ir incrementándolas a medida que la persona se siente entrenada en ello.

Una posición, muy parecida, en la que la gravedad también ayuda a la realización del ejercicio abdominal hipopresivo, y que la persona podrá percibir fácilmente la musculatura que se implica en estos ejercicios es, en la misma posición anterior, elevando las nalgas del suelo, con elevación y rotación pélvica. Tal y como ilustra la fotografía.

Las pautas a realizar en esta posición son las mismas que la anterior sólo que al elevar la pelvis se facilita el acortamiento de determinados “músculos faja” y la persona sentirá con más facilidad la correcta ejecución del ejercicio.

Uno de los ejercicios que muestra con claridad las ventajas de los ejercicios abdominales hipopresivos es el que muestra la siguiente fotografía.

La persona se coloca en cuadrupedia, con una ligera anteposición del cuerpo de forma que se hace recaer más peso sobre las manos que sobre las rodillas. Esta posición facilita realizar una contracción del serrato mayor que la persona debe ir intentando aumentar mientras está en apnea espiratoria. Entonces se produce un fenómeno de divergencia neurológica que provoca la relajación del diafragma torácico, una activación del sistema ortosimpático, una normalización de los músculos antigravitatorios y una contracción refleja del suelo pélvico y de la faja abdominal.

En las primeras sesiones se logra la relajación del diafragma torácico y la activación del sistema ortosimpático.

Una de las ventajas, contrastadas científicamente, de esta técnica es que cuando la persona se coloca en cuadrupedia, se puede comprobar que la presión abdominal disminuye de 20 a 30 mm. de mercurio, simplemente por la posición. Con la contracción del serrato mayor y la anteposición del cuerpo la presión disminuye hasta 50 mm. Mientras que en todos los ejercicios abdominales clásicos los aumentos de presión son peligrosamente altos y las consecuencias de ello son graves, especialmente para las mujeres. Es por ello que estos ejercicios reciben el nombre de ejercicios abdominales hipopresivos.

Fisioterapia postparto

Nunca está demás acudir al fisioterapeuta tras el parto para que nos ayude a evaluar nuestro estado y nos indique qué pasos hemos de seguir para conseguir una óptima recuperación. A muchas mujeres les preocupa recuperar su figura tras el parto y además con cierta rapidez. La recuperación post-parto en fisioterapia va más allá de recuperar la figura: su función es la de rehabilitar zonas que han quedado debilitadas o solucionar problemas en el cuerpo femenino derivados por los cambios sufridos durante el embarazo y el parto.

Pasadas seis semanas del parto (cuarentena), la mujer debe aprender a tomar conciencia y ejercitar la musculatura del suelo pélvico y pared abdominal, con el objetivo de reestablecer su cuerpo y fortalecer los músculos que han sido afectados durante el embarazo y el parto. Este trabajo nos ayudará a recuperar la correcta colocación de la vejiga, la matriz y el recto evitando así futuros problemas de incontinencia. Tanto si has tenido un parto natural como si ha sido por cesárea, debes saber que existen a tu disposición tratamientos específicos de Fisioterapia para la recuperación física de tu cuerpo y de tu suelo pélvico.

En el postparto podemos tratar:

Incontinencia urinaria: este es uno de los problemas más frecuentes entre las mujeres tras el parto debido principalmente por un debilitamiento del suelo pélvico, y especialmente si se han tenido desgarros en el periné. Durante la sesión de fisioterapia se realizan ejercicios del suelo pélvico, para acelerar la recuperación y evitar incontinencias urinarias de esfuerzo.

Síndrome abdomino-pélvico: es frecuente que durante el post-parto se experimente dolor en ciertas zonas a nivel hipogástrico, o lo que es lo mismos, bajo el ombligo. En este caso el fisioterapeuta presta atención a la movilidad de la columna lumbar y a la tonificación abdominal progresiva, trabajándola de manera sincronizada con el suelo pélvico a través de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH).

Relajación de los ligamentos: debido a la acción hormonal, los ligamentos se relajan y modifican su función de sostén. Este efecto se nota especialmente en la zona lumbopélvica y en el cartílago sinfisial púbico, que suelen generar dolor lumbar y cervical, dolores ciáticos, hormigueos y adormecimiento de los dedos, dolor en el cóccix y articulación sacrococígea, algias pubianas o dorsolumbares.

La mayor parte de las veces, tras el parto la mujer suele pasar a un segundo plano porque lo más importante es el bebé. Sin embargo, desde la fisioterapia obstétrica y ginecología luchamos para que las mujeres acudan a una valoración de fisioterapia postparto y hagan una correcta recuperación. Cualquier síntoma o dolencia que persista pasada la cuarentena y que no tuviera antes de quedarse embarazada debe valorarse y tratarse.

Si durante la recuperación post-parto observas algunas de las patologías mencionada anteriormente no dudes en comunicárselo a tu médico especialista para que haga una valoración y consulta con el fisioterapeuta para que te sugiera qué tratamiento puede ser el más adecuado.

K-LASER Y DOLOR DE ESPALDA

Quien no ha tenido un dolor de espalda, o bien cervical, dorsal, lumbar, hoy en día es una de las patologías más comunes, la causa puede ser postural, tensional, emocional, por falta de actividad física, por desgaste óseo…, son muchas las causas que pueden padecerlo.laser espalda

Los síntomas pueden ser disminución de la movilidad articular, de la fuerza muscular, rigidez articular, espasmos musculares de los músculos del raquis, apareciendo puntos gatillos o “triggers points“, también pueden aparecer contracturas musculares y afectar a nivel articular a ligamentos, tendones, así como repercutir en articulaciones del miembro superior o inferior.

En los últimos años, el K-Láser, ha demostrado su utilidad en cualquier patología de la espalda, como puede ser en: Cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, artrosis, artritis, dolor crónico, cefaleas de origen cervical o congestivas, fibromialgia, hernias discales, protusiones discales, coxalgias.

La laserterapia avanzada, como es el K-Láser, consiste en el empleo de longitudes de onda de luz específicas para lograr efectos terapéuticos. Estos efectos incluyen una mejora del tiempo de curación, aumento de la circulación y reducción del dolor; pues aporta oxígeno, agua y nutrientes, actuando sobre los tejidos a nivel celular aumentando la actividad metabólica dentro de la célula. A medida que se recupera la normalidad, aumenta la funcionalidad y el dolor es aliviado.

El K-Láser es el láser más potente, compacto y eficaz del mundo, desarrollado para tratar de forma óptima los dolores agudos y crónicos. Su elevada potencia y sus múltiples modos de emisión le permiten acortar los tiempos de tratamiento, mejorar la respuesta celular, obtener resultados duraderos y tratar patologías profundas.laser mango luz

En la Clínica Balkis ya son muchos los pacientes que se han beneficiado de esta terapia tan novedosa.

La tendinitis del tendón de Aquiles


La tendinitis del tendón de aquiles, o tendinitis aquílea, es una de las lesiones más frecuente en el mundo del deporte y nos puede dejar aparcados de la actividad física durante un gran período de tiempo debido al intenso dolor que produce en la parte inferior de la pierna.

La “tendinitis” es la inflamación con engrosamiento de cualquiera de nuestros tendones. Los tendones son los extremos que emplean los músculos para amarrarse a los huesos y, así, obtener una palanca de fuerza más efectiva. Por tanto, cuando inflamamos estos “amarres” nuestra movilidad se va a resentir y el dolor aparecerá a partir de cierto grado de esfuerzo físico del músculo y del tendón implicado.

Hablamos de “tendinitis” cuando hay marcada inflamación de un tendón. La tendinitis del tendón de Aquiles es la inflamación del tendón que va de los músculos gemelos hasta el talón del pie por la parte posterior de la pierna.

Es una de las patologías más temida por el corredor y el deportista en general. Las mujeres son más propensas a sufrir esta lesión debido al uso de zapatos con tacón.

El paciente llega a la consulta manifestando dolor detrás del tobillo por encima del talón: es el principal síntoma de una tendinitis del tendón de Aquiles. Generalmente se manifiesta por la mañana al levantarse y al inicio de una sesión de deporte. El dolor tiende a disminuir cuando el pie está en reposo. Los dolores se notan con una pequeña palpación de manera directa sobre el tendón. En caso de tendinitis crónica, el dolor es asociado con una rigidez y con una presencia posible de nódulos o bultos a nivel del tendón.

El diagnóstico de una tendinitis aquilea no suele ser complicado, y ciertas pruebas complementarias como la ecografía o la RNM nos pueden sacar de dudas en casos difíciles, pero no siempre son necesarias.

Son varias las causas para contraer una tendinitis del tendón de Aquiles, pero generalmente se suele producir por la repetición de acciones como saltos, giros, aceleraciones y frenadas, gestos que se dan con mucha frecuencia y a alta intensidad en muchos deportes. También influye mucho la dureza de la superficie sobre la que se entrena y el tipo de calzado deportivo que utilizamos.

Tratamiento

Es aconsejado tratar una tendinitis del tendón de Aquiles lo más rápidamente posible con el fin de evitar las recidivas o una agravación que puede conducir a una rotura del tendón de Aquiles.

Para el tratamiento de la tendinitis del tendón de Aquiles se suele recomendar:

  • Reposo: lo primero que debemos hacer es cesar la actividad física, al menos aquellas actividades más agresivas.
  • Aplicar hielo sobre el tendón durante 15-20 minutos, dos o tres veces al día.
  • Revisión osteopática de las articulaciones por encima del tobillo (supra-astragalina, entre tibia, peroné y astrágalo) y por abajo (sub-astragalina, entre astrágalo y calcáneo) que suelen quedar tocadas tras esguinces o repetidas torceduras.
  • Fisioterapia: masaje de descarga muscular con técnicas desfibrosantes para el tendón. El fisioterapeuta, mediante terapia manual y estiramientos, aumenta la elasticidad de la cadena posterior (para que se concentre menos carga en su inserción) y regenera el tejido, eliminando fibrosis, con efecto antinflamatorio.
  • Vendaje funcional o kinesiotaping para restaurar la elasticidad del tendón afectado.
  • El podólogo debe controlar mediante plantillas la prono supinación si es excesiva y acortar el recorrido del tendón de Aquiles. Un buen estudio podológico y de la marcha puede recomendar el uso de taloneras o de plantillas ortopédicas, realizadas a medida y adecuadas a cada caso particular, para levantar el talón y dar reposo al tendón.

No dude en consultar con los especialistas de Clínica Balkis

Esguince de Tobillo – Tratamiento fisioterapico y láser

El esguince de tobillo es una lesión que se produce de manera fortuita por un mal movimiento o un accidente mientras estamos practicando deporte o cualquiera del las actividades cotidianas.

El esguince se produce cuando se lesionan los ligamentos de la articulación al ser sometida ésta a un movimiento anormal, como por ejemplo una torcedura.
Factores como un calzado inadecuado con suela alta o poco ajustado, terreno irregular, debilidad de los grupos musculares protectores de la articulación o fatiga pueden propiciar la aparición del esguince de tobillo.

El tipo más común de torcedura de tobillo se produce cuando el pie se gira hacia dentro y estira excesivamente los ligamentos de la parte exterior del tobillo. Este tipo de torcedura es especialmente común en los deportes que requieren correr y saltar, cambios rápidos de dirección o arrancar y parar muchas veces, como el fútbol, el baloncesto y el voleibol.

Sintomas

El dolor y la inflamación van a depender de la gravedad de la torcedura, según produzca más o menos rotura de fibras ligamentosas y de vasos sanguíneos. A nivel de diagnóstico los síntomas son:

  • Dolor intenso de la articulación con la consecuente limitación funcional, no poder apoyar el pie, andar o no poder hacer ligeros movimientos.
  • Inflamación de la zona afectada: la hinchazón que se produce por esguince suele ser lo más llamativo de esta lesión.
  • Aparición de hematomas: es menos frecuente pero se suele dar en los casos en los que se rompe algún vaso sanguíneo.

La sangre acumulada en los tejidos aumenta la inflamación y el dolor porque incrementa la presión sobre la zona dolorida. Por eso el dolor aumenta al cabo de una hora al consolidarse la inflamación y el estancamiento de la sangre. En este sentido es importante mantener el pie elevado para favorecer el movimiento de la sangre y con ello la evacuación en la zona lesionada.

Tratamiento Fisioterapéutico del esguince de tobillo

El tratamiento fisioterápico va enfocado a evitar la inestabilidad de tobillo, ya que podría evolucionar a inestabilidad crónica si no está bien tratado.
– Hielo. El frío producido por el hielo provoca una vasoconstricción localizada, con lo que la zona dañada tendrá privada el riego sanguíneo.
– Compresión. Es bueno aplicar un vendaje elástico compresivo sobre el tobillo y pierna, para dar estabilidad al pie además de evitar el edema excesivo
– Movilización anterior y posterior del peroné. El paciente se coloca tumbado hacia arriba, con una mano agarramos la pierna por la parte distal de la tibia y con la otra mano en forma de pinza sujetamos el peroné y lo llevamos a un movimiento anterior o posterior.
– Masaje circulatorio del edema reciente o residual.
– Movilización articular del calcáneo.Paciente decúbito prono. Con la rodilla en flexión para atrapar el calcáneo con la palma de las manos y entrelazando los dedos. Realizamos un movimiento en 8 del calcáneo para liberar restricción articular.
– Estiramientos de los músculos y ligamentos.Los ligamentos laterales al igual que la musculatura periférica del tobillo deben tener una buena flexibilidad para evitar recidivas. Conviene tener una buena movilidad articular de todo el tobillo, con los ligamentos elásticos y la musculatura estabilizadora periferica flexible y resistente.

Tratamiento Láser del sesguince de tobillo.

El laser de alta potencia K-Laser es un tratamiento no invasivo altamente efectivo para el tratamiento de la inflamación, el dolor y la regeneración de tejidos en las patologías agudas y crónicas derivadas de la práctica deportiva.
Las ventajas del tratamiento con láser del esguince de tobillo consiste en que se puede aplicar desde el primer momento consiguiendo reducir el dolor y la inflamacíon ya desde la primera sesión y reducir notablemente el edema y los tiempos de recuperación.
El efecto desinflamatorio del láser se debe a que produce una inmediata vasodilatación y activación del drenaje linfático. También mejora la actividad vascular al aumentar la formación de nuevos capilares en el tejido dañado lo que facilita el proceso de curación, llegando a reducir en un 50% los tiempos de recuperación.

¿Cuál es la evolución del esguince?

Dependiendo de la gravedad de los daños, los síntomas desaparecen entre una y cuatro semanas tras el accidente.
El dolor inicial puede persistir entre una y cuatro semanas, dependiendo de la extensión de la lesión. El dolor relacionado con el apoyo puede persistir hasta 3 meses.
En los esguinces graves es necesario aplicar tratamiento fisioterapéutico y no se debe realizar ningún tipo de deporte hasta pasadas por lo menos 6 semanas.
El riesgo de sufrir un nuevo esguince es mayor en los 12 meses siguientes al esguince inicial, de ahí la importancia del tratamiento curativo y preventivo en este periodo de tiempo.

 

BALKIS: TU SALUD EN BUENAS MANOS

Tortícolis y dolor de cuello

La tortícolis es una torcedura del cuello que provoca dolor al movimiento, así como incapacidad para girar o mover la cabeza de forma natural. El dolor y la contracción pueden expandirse a los hombros, la columna o la cabeza.

Las causas más comunes de la tortícolis son:

  • Movimientos bruscos del cuello.
  • Lesión traumática (latigazo cervical)
  • Dormir en una posición incómoda
  • Ansiedad o estrés
  • Lesiones musculares del cuello al nacer.
  • Infección causada por una bacteria o virus
  • Consecuencia de una hernia de disco a nivel cervical

Suele producirse una irritación de los nervios cervicales por lo que secundariamente aparece una contracción o espasmo de los músculos del cuello o de la columna.

Durante la consulta el fisioterapeuta averigua si hay alguna vertebra bloqueada y sugiere la terapia que mejor se adapte a cada caso clínico.

Tratamiento de la torticolis en fisioterapia

El tratamiento de la tortícolis en fisioterapia consiste en técnicas de movilización de terapia manual, aplicación de calor y laserterapia.

Terapia manual, masaje descontracturante: el masaje es una técnica muy eficaz para resolver o mejorar muchas de las patologías articulares más comunes. La acción del masaje tanto sobre los tejidos articulares como los circundantes es especialmente beneficiosa para mejorar los procesos de absorción y circulación, siempre que tengamos en cuanta las limitaciones de esta técnica y sus contraindicaciones.

Aplicación de calor local: se aplica cuidadosamente sobre el músculo esternocleidomastoideo con agentes físicos de termoterapia como compresas calientes.

 

Laserterapia con K-Laser: El láser se coloca en contacto con la piel de manera que la energía pueda penetrar el tejido, donde interactúa con una serie de moléculas dando lugar a la restauración del funcionamiento normal de la función celular.

La terapia láser con K-Laser tiene un efecto anti-inflamatorio, estimula la vasodilatación y el drenaje linfático, lo que aumenta la reabsorción de los productos causantes del dolor. El láser regula el bombeo de sodio-potasio, llevando al bloqueo de la transmisión de la señal del dolor).

 

El pie en las personas mayores

Durante el envejecimiento disminuye la velocidad de conducción nerviosa, como también el volumen de las masas musculares, sobre todo con la falta de actividad.

A lo largo de nuestra vida los pies están sometidos a constantes estímulos y esfuerzos y con el paso del tiempo aparecen callosidades en la planta, grietas en los talones y deformidades en los dedos. Conforme van pasando los años el pie genera un apoyo más acusado en las zonas del metatarso (Almohadilla de los dedos)  y el calcáneo (talón), generando callosidades, se va perdiendo movilidad y elasticidad articular provocando una deformidad en el arco plantar. Además las alteraciones tanto dermatológicas como estructurales del pie pueden producirse por los efectos de posibles enfermedades congénitas, el envejecimiento y el estrés provocado por las ocupaciones del día a día. A todo esto hay que añadir que el calzado moderno, sobre todo en el caso de la mujer, no siempre se adapta a nuestros pies como debido provocando la aparición de patologías en el pie incluso a edades tempranas.

Principales trastornos del pie del anciano:

Pie plano: deformación caracterizada por la desaparición del puente del pie, de manera que para andar se apoya toda la planta en el suelo.

Pie cavo: deformación caracterizada por la encorvadura de la punta hacia el talón, lo cual provoca que la planta esté excesivamente curvada.

Pie valgo: desviación lateral de nuestro talón lo que produce que la bóveda plantar cuando se encuentra cargada caiga debido a la falta de tensión en los tendones y músculos.

Pie varo: Son aquellos que orientan la planta del pie hacia dentro, apoyando el borde externo y los últimos dedos (anular y meñique).

Alteraciones de los dedos: Hallux valgus o “juanete”, dedo en martillo.

Alteraciones de las uñas de los pies: Uñas encarnadas, uñas con un crecimiento desmesurado, u onicomicosis. Estas alteraciones son de menor interés fisioterápico.

Todos los problemas descritos crean dolor, perdida de movilidad y una discapacidad funcional que acaba afectando a su calidad de vida y su capacidad para andar.

Una vez instaurada la patología del pie geriátrico debemos incluir un tratamiento podológico y/o fisioterápico completo, con el fin de detener la degeneración articular y atrofia muscular que el pie padece y corregir eventuales alteraciones de dedos y uñas.

CONSULTE LOS ESPECIALISTAS DE CLINICA BALKIS

El invierno de nuestros pies: diez consejos para su cuidado

El inicio del año es un periodo en el que el frío se une a la actividad física relacionada con los propósitos de la nueva temporada, dos aspectos en los que hay que tener en cuenta a nuestros pies, ya que si la sensación de baja temperatura no desaparece puede indicar patologías como lupus o arterioesclerosis y la mala práctica deportiva puede degenerar en problemas biomecánicos.

Para que el objetivo de año nuevo no termine a las primeras de cambio, es necesario cuidar nuestra forma de andar y correr, puesto que las alteraciones biomecánicas derivadas de una mala colocación del pie puede derivar en patologías y dolores.

“Nuestro cuerpo es una cadena que empieza en los pies, donde una enfermedad puede generar una patología en la rodilla o cadera”, afirma Rafael Navarro Félez, presidente del Colegio Oficial de Podólogos de Aragón.

Después de caminar o hacer deporte, es tiempo de disfrutar del momento de llegar a casa, ducharse y entrar en calor. Sin embargo, el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana advierte que  la sensación de frío, si se mantiene en el tiempo, puede esconder patologías asociadas como la anemia.

Decálogo de un pie sano

En invierno, nuestros pies se esconden debajo de varias capas de ropa, pero ello no puede hacer que nos olvidemos de su cuidado.

“En esta época, en las personas mayores con un menor riego en las extremidades, si añadimos el frío, suelen surgir sabañones”, señala el doctor Félez.

Para evitar la aparición de estas dolencias y mantener una temperatura idónea, el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana recomienda:

 LONDRES (REINO UNIDO) 06/01/2010.- Una mujer se coloca bolsas de plástico sobre sus zapatos para cruzar una calle nevada de Fleet, en Hampshire (R. Unido), hoy, 6 de enero de 2010. Varios aeropuertos y numerosas escuelas en el Reino Unido permanecen hoy cerrados por la fuerte nevada caída anoche, mientras que hay retrasos en servicios ferroviarios y problemas en algunas líneas del Metro de Londres. El aeropuerto londinense de Gatwick se vio obligado a cerrar la pasada noche, además de las cancelaciones de vuelos en los de Luton (Londres), Birmingham (centro de Inglaterra) y Southampton (sur inglés). Según el Servicio Meteorológico, en algunas zonas la cantidad de nieve caída puede alcanzar hasta los 40 centímetros. EFE/Aandy Rain
  1. Utilizar un calzado que no apriete para no dificultar la circulación o que los pies se calienten.
  2. Evitar el calor de fuentes directas como una estufa o bolsas de agua caliente.
  3. Mantener los pies secos.
  4. Mover las piernas para estimular la circulación.
  5. Alimentos como la canela, la cayena o la pimienta, y las vitaminas E, K y C pueden hacer que fluya más sangre a los pies, al aumentar la frecuencia cardíaca.
  6. Evitar los lácteos, ya que aumentan la sensación de frío, y la cafeína, porque comprime los vasos sanguíneos.
  7. Beber agua regularmente porque la deshidratación puede enfriar los pies.
  8. Activar la circulación de los pies con baños de contraste con agua fría y caliente.
  9. No fumar, la nicotina dificulta la circulación.
  10. Frotar los pies con una crema permite mantener los pies calientes e hidratados.

Estos consejos, junto a un abrigo adecuado, deben evitar que el frío de nuestros pies entre en casa. Si esta sensación continúa, su origen puede que no se encuentre en las bajas temperaturas propias de estas fechas, sino en una enfermedad asociada.

Un largo invierno

Además de la edad, en la salud de nuestros pies son determinantes patologías que pueden afectar al estado de la piel, es decir, a nuestra barrera ante hongos y heridas.

“La diabetes produce grietas por la desecación, y en personas mayores con patologías reumáticas aparecen callos por las deformidades de los dedos”, añade Rafael Navarro Félez.

. Sochi (Russian Federation), 13/02/2014.- Detail of a pair of skates on a carpet off rink at the Figure Skating event at the Iceberg Palace during the Sochi 2014 Olympic Games, Sochi, Russia, 13 February 2014. (Juegos Olímpicos de Invierno, Rusia) EFE/EPA/BARBARA WALTON

Junto a la prevalente diabetes, la permanencia del frío en los pies puede esconder enfermedades como el “fenómeno de Reynaud”, caracterizado por una respuesta exagerada de las arterias de los dedos de los pies ante diferentes temperaturas.

Ello puede ser parte también de un diagnóstico de arterioesclerosis, donde el riego de la sangre es dificultado por la acumulación de colesterol en las arterias.

Por tanto, es necesario tener en cuenta que el frío prolongado en nuestros pies no es sólo una sensación, sino que puede ser síntoma de patologías como las ya citadas o la anemia, la fibromialgia y los problemas de circulación.

Los pies, la base de nuestro cuerpo

Junto a problemas en la piel o las enfermedades asociadas, nuestra forma de andar determina la aparición de problemas biomecánicos.

“Caminar con un pie pronado o supinado puede provocar inestabilidad, disfunciones musculares y sobrecarga en el antepié o en la planta”, afirma.

Ello puede suponer la aparición de una dureza, un juanete u otras deformaciones en los pies, que tienen origen en su colocación al andar y no en el tipo de zapato que utilicemos.

Un elemento que sí adquiere mayor importancia cuando el pie sufre una anomalía que obliga a utilizar un calzado especial, con materiales como la licra que se adapta a la forma de nuestras extremidades.

Tanto para determinar la pisada como para analizar la salud de nuestros pies el doctor Félez insiste en “no dejar nuestra salud en manos de cualquiera, como una esteticien o una tienda de deportes, ya que cualquier patología debe ser tratada por el profesional médico adecuado”.

 

Fuente: efesalud.com

CLÍNICA FISIOTERAPIA BALKIS, DOLOR DE CUELLO: CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

DOLOR DE CUELLO: CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

El término “cervicalgia” coloquialmente conocido como “dolor de cuello”, es un término que describe una “algia o dolor en la región cervical”. Algunas enfermedades o patologías relacionadas con la cervicalgia, también pueden afectar al brazo con un hormigueo punzante, debilidad y dolor irradiado denominado cervico-braquialgia.

A lo largo de la vida, alrededor del 80% de la población sufre o ha sufrido de dolor de cuello y estadísticamente afecta a más mujeres que hombres. Los pacientes no suelen tener más de 40 años de edad y suelen tener una ocupación sedentaria; trabajando por lo menos 8 horas al día en el ordenador o conduciendo, además pasan su tiempo libre en actividades no-dinámicas (leer o ver la televisión o jugar a vídeo juegos durante largos periodos).

Causas más frecuentes de dolor cervical:

  • Debido a una mala postura,, un traumatismo, maloclusión mandibular
  • Por puntos gatillos en músculos como el trapecio y musculatura cervical
  • Posterior a sufrir un latigazo cervicalque siempre en atención primaria se indica la inmovilización mediante un collarín cervical y que por lo general al tiempo ocurre una rectificación de la columna cervical.
  • Enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la espondilitis anquilosante
  • En muchas ocasiones la tensión muscular y el bloqueo de las vértebras cervicales están provocadas por estrés.

Síntomas:

El dolor cervical agudo puede ser localizado:

  • Detrás del cuello: se percibe a menudo también rigidez y dolor muscular
  • Cuello y cabeza: En la parte superior del cuello, en este caso puede irradiarse a la cervical y puede ser acompañado por vértigos y/o cefalea
  • Cuello y brazo. En la parte inferior del cuello por la compresión de los nervios, de aquí puede bajar a lo largo del hombro y el brazo, hasta los dedos de la mano.
    El dolor cervical que se irradia al miembro superior se puede acontecer junto a pérdida de fuerza y sensibilidad al brazo, hormigueo a la mano y limitación de los movimientos del cuello.
    A menudo los pacientes pueden notarlo como “alfileres y agujas” que llegan a la mano.

Tratamiento del dolor:

La fisioterapia cuenta con un gran abanico de opciones en técnicas de tratamiento cuando a disfunción de la columna cervical se refiere, el dolor cervical es bastante molesto, impide realizar las actividades de la vida diaria, y quien padece cervicalgia siente que es una emergencia eliminar el dolor debido a que con frecuencia aparecen síntomas de vértigos, mareos, cefaleas agudas e incluso síntomas irradiados hacia los miembros superiores

Las propuestas de tratamiento dependerán de cada persona en particular atendiendo a su principal problema que en la mayoría de los casos es el dolor y la pérdida de movilidad.

  • Se trabajara con terapia manual con el fin de recuperar la movilidad, reducir el dolor y mejorar la fuerza muscular de la zona
  • Ejercicios terapéuticos para mantener lo conseguido durante las sesiones y para aliviar los síntomas mientras estamos trabajando o realizando cualquier actividad
  • Educación al paciente con el fin de dar consejos de higiene postural y así evitar posibles recaídas.

 

BALKIS: ¿Qué es la fascitis plantar y cómo tratarla?

¿Qué es la fascitis plantar y cómo tratarla?

La fascitis plantar es un problema frecuente de dolor en la región plantar. Se trata de una inflamación aguda de la aponeurosis plantar, estructura de tejido conjuntivo situada en la planta del pie desde el talón hasta la base de los dedos de los pies.

fascitis_plantar_0

El síntoma principal de esta patología es el doloren el talón o en la zona media de la planta del pie. El dolor suele ser más intenso en los primeros pasos de la mañana o después de un período largo de inactividad física, también aumenta con la bipedestación prolongada o con la carga de pesos.

 
PF-PainAreas

CAUSAS

No hay una causa única que desarrolle la fascitis sino que puede tener una etiología múltiple, entre las que destacan:

  • Deportes sobre superficies duras
  • Sobrecarga
  • Variaciones anatómicas: pies planos, pies cavos, hiperpronación…
  • Calzado inadecuado como suelas muy rígidas o demasiado blandas
  • Sobrepeso

La fascitis plantar ocurre cuando sometemos a estrés repetido al talón, lo que es conocido como microtraumatismos que provocan inflamación y dolor en esta zona.

 

TRATAMIENTO

Distintos estudios científicos han demostrado que un tratamiento conservador combinando fisioterapia, ayudas técnicas (plantillas u ortesis), electroterapia (láser, Tens…) y medicamentos antiinflmatorios (AINES) resuelve en un 90% los casos de fascitis plantar.

Sin embargo es importante el diagnóstico y el tratamiento precoz para conseguir los resultados deseados.

Los objetivos de este tipo de tratamiento serán:

  1. Reducir el dolor
  2. Disminuir el estrés sobre los tejidos blandos afectados
  3. Restaurar la flexibilidad tisular y la fuerza muscular

Fisioterapia

  • En fase aguda del dolor se aplica hielo (10’/tres veces al día) con bolsas de gel-hielo o de forma casera como bolsas de guisantes congelados.
  • Masoterapia para aliviar el dolor y bajar la inflamación
  • Ejercicios terapéuticos.
  • Situamos una pelota de golf o pelota pequeña de goma dura en la planta del pie y la hacemos rodar por todo el arco del pie teniendo especial cuidado de no presionar en exceso el centro del talón.

img_20871_ins_3677074_600

  • Potenciación de la musculatura intrínseca del pie: colocamos una toalla en el suelo y con los dedos del pie afecto intentar arrastrar y coger la toalla.

2

  • Estiramientos de gemelos y fascia plantar
  • Vendaje neuromuscular para aliviar el dolor y mejorar la impotencia muscular

2 (1)

Electroterapia

Ultrasonidos y láser para reducir el dolor, aumentar el riego sanguíneo, el metabolismo y reducir el espasmo muscular.

Ortesis

Plantillas y taloneras para aliviar el dolor durante la fase de la marcha. Las taloneras blandas proporcionan descanso y reducen la presión sobre el talón dando soporte al arco plantar