ALTERACIONES DERMATOLÓGICAS COMUNES EN EL PIE GERIÁTRICO

Podologa: Rosa Maria Domenech Gaspar colegiada numero 2225

El envejecimiento es algo que está presente a lo largo de nuestra vida y es imposible pararle los pies nunca mejor dicho. Más del 70% de los pacientes que llegan a nuestra consulta son personas mayores y la inmensa mayoría consultan problemas directamente relacionados o agravados por el envejecimiento cutáneo. Por eso en esta entrada me gustaría hablaros un poco sobre las patologías dermatológicas más comunes en el pie geriátrico.

En primer lugar tenemos que saber que la piel de nuestros pies es única en todo nuestro cuerpo, y está altamente especializada en soportar la carga actuando como un amortiguador hidráulico natural. De hecho es así que si una persona sufre un trauma importante como un accidente y pierde parte de la piel de sus pies se podrá poner un injerto pero este no será capaz de resistir en las zonas de presión. A partir de los 50 años e incluso antes en casos de deportistas, aparece un fenómeno que denominamos “Atrofia de la almohadilla grasa plantar” donde la piel pierde grosor y deja de cumplir su función de protección mecánica y aislante térmico llegando a producirse lesiones en el pie plantar como callos dolorosos, metatarsalgia, talalgias, etc., los pacientes comentan que la “sensación es andar sobre los huesos” y que se hace insoportable andar por terrenos con relieve.

Otro de los problemas más comunes es la piel seca acompañada de callosidades como el talón agrietado que lo podemos encontrar incluso en personas entre los 30 y 40 años principalmente en mujeres. A partir de los 60 años esta lesión se agrava, apareciendo una piel seca, rugosa, a veces caliente y en  ocasiones dolorosa como consecuencia de la perdida de flexibilidad, hidratación y lubricación de esta, sumado a las callosidades originadas por una alteración del proceso de renovación celular.

image1

Las personas mayores presentan mayor riesgo de afecciones micóticas y fúngicas debido a modificaciones en la flora cutánea y también presentan un proceso de cicatrización más lento. Esto hace que el pie geriátrico sea más vulnerable a infecciones y que los procesos de curación sean más largos.
La prevención es un arma fundamental que no debemos dejar de lado. Acudir regularmente al podólogo para una inspección general de sus pies, realizaruna adecuada higiene diaria, llevar un calzado adecuado, hidratar sus pies, consultar al podólogo cualquier síntoma y no esperar a que las cosas empeoren pueden mejorar su salud podológica.

CUIDADOS BASICOS DEL PIE DEL NIÑO

Podólogo Emmanuel Navarro Flores N col: 2664

La primera entrega corresponde a cuando hay que llevar al niño al podólogo por alteraciones de la marcha.

En primer lugar habrá que decir que la huella plantar se encuentra plana entre los 1 y 4 años aproximadamente, dicha variabilidad depende de la edad de inicio de la marcha del niño, entre múltiples factores, y dicha edad puede oscilar entre los 9 y 18 meses en condiciones de normalidad.

Así mismo habrá que decir que el hecho de que nuestro hijo no camine comparado con otros niños de su edad no debe hacer que salten las alarmas, entre otros factores dependerá del desarrollo psicomotriz y osteoarticular del mismo, y éste además no tiene por qué corresponderse con la edad cronológica, dicho de otro modo la edad de desarrollo del niño no tiene porque ser igual para todos los niños de la misma edad, así puede haber niños de 9 meses que caminen y por el contrario otros de 10 meses no caminar.

bebes

Otro de los factores que influye en la ausencia de arco o puente en la forma de la huella del niño es la presencia de grasa en la planta del pie al igual que en el resto del cuerpo, no olvidemos que la apariencia del niño desde el nacimiento y hasta aproximadamente los 5 ó 6 años es de aspecto mofletudo respondiendo a dicho de patrón de distribución de grasa a lo largo del cuerpo. Para que lo entendamos mejor aquello de que los niños son de goma y que si se caen no pueden sufrir mucho daño en los huesos, en cierto modo responde a un colchón de grasa o tejido adiposo además de la presencia de mayor cantidad de cartílago que de tejido óseo en los huesos.

Motivo por el cual, primero porque son más maleables, debido a la presencia de cartílago en unos huesos aún inmaduros no se debe forzar a caminar al niño si aún pasados unos meses no lo hace, sino simplemente estimularle para aumentar su desarrollo psicomotriz, además evitaremos posibles deformidades.

Otra de las consideraciones a tener en cuenta, es el tipo de calzado que se debe emplear en los niños que aún no caminan, conviene decir que para estimular la musculatura de la planta del pie lo ideal en el niño para caminar en casa es hacerlo descalzo, si bien puede utilizar con el fin de aislarse del pie y proteger los pies de unas calzas o bien utilizar calcetines para no contactar el pie directamente en el suelo, este hábito es bueno durante los años comprendidos entre los 3 y 9 años dado que es en ese periodo de edad, cuando aún no están formados los núcleos de crecimiento y por tanto la bóveda o arco plantar , se encuentra en periodo de formación.

pies bebe

Si bien en los primeros años de vida entre los 1 y 3 años lo recomendable dado que aún el equilibrio es precario es una bota infantil con el fin de proporcionar sujeción al pie. La marcha en este periodo de edad se suele realizar con las puntas de los pies hacia adentro, por lo que es son muy frecuentes las caídas, en realidad no es más que un mecanismo de compensación, por lo que no debe de ser alarmante hasta comprendido este periodo de edad, al igual que decíamos en lo relativo a la ausencia de arco en esta edad.

Entre el nacimiento y los 6 meses de edad, periodo en el que aún no se produce la deambulación lo recomendable es el empleo de patucos.

En lo relativo al gateo, para el propio desarrollo psicomotriz es un aspecto positivo si bien existe variabilidad entre los distintos niños, pasando algunos de esta fase al desarrollo normal de la marcha y en otros casos el inicio de la deambulación se produce sin paso previo por este periodo.

Otro de los aspectos que trae de cabeza a los padres es el corte de uñas adecuado, en las consultas nos encontramos a menudo con padres alarmados por el aspecto de las uñas en el niño, debemos decir que en hasta los 3 años el aspecto de las uñas es en “cuchara”, y se trata de algo normal, las uñas por tanto no se encarnaran, responde en ocasiones a los impactos que se produce de los dedos contra el suelo durante el gateo.

Una de las características comunes que traen los padres a la consulta suelen ser alteraciones en la marcha y problemas de espalda a partir de los 6 de años de edad, conviene recordar que existen diferencias en el desarrollo entre niños y niñas, y por tanto la edad para poder tener margen con el fin de corregir o compensar las alteración de función o forma del pie son diferentes puesto que los niños por lo general tardan más en dar el estirón y por tanto terminan de crecer después que las niñas.

Uno de los aspectos importantes a tener en cuenta es :

• La altura del arco (para valorar pie plano y pie cavo)

• La separación de las rodillas (para valorar genu varo y genu valgo)

• La amplitud del ángulo de marcha (para valorar metatarsus adductus y anteversión fermoral)

• La actitud postural (para valorar la presencia de escoliosis)

Fisioterapia postparto

Nunca está demás acudir al fisioterapeuta tras el parto para que nos ayude a evaluar nuestro estado y nos indique qué pasos hemos de seguir para conseguir una óptima recuperación. A muchas mujeres les preocupa recuperar su figura tras el parto y además con cierta rapidez. La recuperación post-parto en fisioterapia va más allá de recuperar la figura: su función es la de rehabilitar zonas que han quedado debilitadas o solucionar problemas en el cuerpo femenino derivados por los cambios sufridos durante el embarazo y el parto.

Pasadas seis semanas del parto (cuarentena), la mujer debe aprender a tomar conciencia y ejercitar la musculatura del suelo pélvico y pared abdominal, con el objetivo de reestablecer su cuerpo y fortalecer los músculos que han sido afectados durante el embarazo y el parto. Este trabajo nos ayudará a recuperar la correcta colocación de la vejiga, la matriz y el recto evitando así futuros problemas de incontinencia. Tanto si has tenido un parto natural como si ha sido por cesárea, debes saber que existen a tu disposición tratamientos específicos de Fisioterapia para la recuperación física de tu cuerpo y de tu suelo pélvico.

En el postparto podemos tratar:

Incontinencia urinaria: este es uno de los problemas más frecuentes entre las mujeres tras el parto debido principalmente por un debilitamiento del suelo pélvico, y especialmente si se han tenido desgarros en el periné. Durante la sesión de fisioterapia se realizan ejercicios del suelo pélvico, para acelerar la recuperación y evitar incontinencias urinarias de esfuerzo.

Síndrome abdomino-pélvico: es frecuente que durante el post-parto se experimente dolor en ciertas zonas a nivel hipogástrico, o lo que es lo mismos, bajo el ombligo. En este caso el fisioterapeuta presta atención a la movilidad de la columna lumbar y a la tonificación abdominal progresiva, trabajándola de manera sincronizada con el suelo pélvico a través de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH).

Relajación de los ligamentos: debido a la acción hormonal, los ligamentos se relajan y modifican su función de sostén. Este efecto se nota especialmente en la zona lumbopélvica y en el cartílago sinfisial púbico, que suelen generar dolor lumbar y cervical, dolores ciáticos, hormigueos y adormecimiento de los dedos, dolor en el cóccix y articulación sacrococígea, algias pubianas o dorsolumbares.

La mayor parte de las veces, tras el parto la mujer suele pasar a un segundo plano porque lo más importante es el bebé. Sin embargo, desde la fisioterapia obstétrica y ginecología luchamos para que las mujeres acudan a una valoración de fisioterapia postparto y hagan una correcta recuperación. Cualquier síntoma o dolencia que persista pasada la cuarentena y que no tuviera antes de quedarse embarazada debe valorarse y tratarse.

Si durante la recuperación post-parto observas algunas de las patologías mencionada anteriormente no dudes en comunicárselo a tu médico especialista para que haga una valoración y consulta con el fisioterapeuta para que te sugiera qué tratamiento puede ser el más adecuado.

K-LASER Y DOLOR DE ESPALDA

Quien no ha tenido un dolor de espalda, o bien cervical, dorsal, lumbar, hoy en día es una de las patologías más comunes, la causa puede ser postural, tensional, emocional, por falta de actividad física, por desgaste óseo…, son muchas las causas que pueden padecerlo.laser espalda

Los síntomas pueden ser disminución de la movilidad articular, de la fuerza muscular, rigidez articular, espasmos musculares de los músculos del raquis, apareciendo puntos gatillos o “triggers points“, también pueden aparecer contracturas musculares y afectar a nivel articular a ligamentos, tendones, así como repercutir en articulaciones del miembro superior o inferior.

En los últimos años, el K-Láser, ha demostrado su utilidad en cualquier patología de la espalda, como puede ser en: Cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, artrosis, artritis, dolor crónico, cefaleas de origen cervical o congestivas, fibromialgia, hernias discales, protusiones discales, coxalgias.

La laserterapia avanzada, como es el K-Láser, consiste en el empleo de longitudes de onda de luz específicas para lograr efectos terapéuticos. Estos efectos incluyen una mejora del tiempo de curación, aumento de la circulación y reducción del dolor; pues aporta oxígeno, agua y nutrientes, actuando sobre los tejidos a nivel celular aumentando la actividad metabólica dentro de la célula. A medida que se recupera la normalidad, aumenta la funcionalidad y el dolor es aliviado.

El K-Láser es el láser más potente, compacto y eficaz del mundo, desarrollado para tratar de forma óptima los dolores agudos y crónicos. Su elevada potencia y sus múltiples modos de emisión le permiten acortar los tiempos de tratamiento, mejorar la respuesta celular, obtener resultados duraderos y tratar patologías profundas.laser mango luz

En la Clínica Balkis ya son muchos los pacientes que se han beneficiado de esta terapia tan novedosa.

QUERATOLISIS PUNCTATA

PODOLOGA : OLGA SANCHEZ SANCHEZ   NºCOL: 2724

La queratolisis punctata es una infección de la capa córnea causada por bacterias que suele darse en las plantas de los pies o en las palmas de las manos, siendo en estas últimas menos frecuente.PIE

Esta infección bacteriana es frecuente en zonas cálidas, puesto que la humedad y la hiperhidrosis plantar (sudoración) favorecen la aparición de la infección. También suele haber mayor extensión en zonas con hiperqueratosis (durezas) puesto que hay mayor cantidad de queratina para las bacterias.

PIE2Suele ser causada por Corynebacterium, aunque también la puede causar Micrococcus, Actinomyces, Dermatophilus, estafilococo epidermidis, estreptococos, Pseudomona aeruginosa, dermatofitos, cándidas, entre otros. Puede aparecer asociada a una infección fúngica (hongos).

Clínicamente se caracteriza por la aparición de erosiones o hoyuelos en la capa córnea, normalmente presentes en forma de depresiones puntiformes. En ocasiones también puede formarse surcos y otros tipos de lesiones. Va acompañada de un aumento de la bromohidrosis (oloración) y aumento de la hiperhidrosis. La mayor parte de la infección se suele localizar en las zonas de apoyo. Suele ser asintomática, pero puede cursar con prurito (picor), ardor y raramente dolor; lo más común es la bromohidrosis.PIE3

Se encuentra con frecuencia en personas activas, personal militar, deportistas o gente que usa a menudo zapatillas o botas. Los casos aumentan en la época de verano.

El diagnóstico diferencial se debe realizar principalmente con tiña pedis, eritrasma y verruga plantar.

En cuanto al tratamiento consiste en prevenir la infección evitando ir descalzo en lugares públicos y mejorar la humedad a través del calzado y sustancias secantes tales como talcos. Además también se pueden preescribir eritromicina o cefalosporinas sistémicos, así como por vía tópica ácido fusídico, mupirocina o gentamicina.

PIE4

 

Lesiones deportivas y podología

PODOLOGÍA DEPORTIVA: LESIONES

Emmanuel Navarro Flores Podólogo

orto02

Son muchas las patologías que se presentan en consulta derivadas de la práctica de actividad física en deportes tales como  fútbol, baloncesto, tenis, running o ciclismo, haciéndose necesaria la labor en prevención de dichas lesiones.

Una de las más comunes es la fascitis plantar, que se presenta en un elevado número de deportistas como consecuencia en la mayoría de los casos, de un problema de apoyo o de una alteración en la marcha, sumado a la sobrecarga que lleva implícita la práctica deportiva. Ésta puede ser tratatada mediante, vendaje funcional, tratamiento de fisioterapia y plantillas ortopédicas.

Para ello, los profesionales de podología disponemos métodos diagnósticos como la exploración biomecánica en la cual, valoramos el estado articular y muscular del paciente, las presiones plantares y la postura del deportista, a fin de determinar si presenta patologías que pudiesen derivar de una mala práctica del gesto deportivo y consiguientemente mermar su rendimiento físico. En dicha exploración se puede determinar la aparición de lesiones derivadas de un apoyo anómalo o de la alteración de la función o estructura de pies y miembro inferior, pudiendo repercutir a nivel de rodilla, cadera o espalda.

Continúa leyendo Lesiones deportivas y podología

La tendinitis del tendón de Aquiles


La tendinitis del tendón de aquiles, o tendinitis aquílea, es una de las lesiones más frecuente en el mundo del deporte y nos puede dejar aparcados de la actividad física durante un gran período de tiempo debido al intenso dolor que produce en la parte inferior de la pierna.

La “tendinitis” es la inflamación con engrosamiento de cualquiera de nuestros tendones. Los tendones son los extremos que emplean los músculos para amarrarse a los huesos y, así, obtener una palanca de fuerza más efectiva. Por tanto, cuando inflamamos estos “amarres” nuestra movilidad se va a resentir y el dolor aparecerá a partir de cierto grado de esfuerzo físico del músculo y del tendón implicado.

Hablamos de “tendinitis” cuando hay marcada inflamación de un tendón. La tendinitis del tendón de Aquiles es la inflamación del tendón que va de los músculos gemelos hasta el talón del pie por la parte posterior de la pierna.

Es una de las patologías más temida por el corredor y el deportista en general. Las mujeres son más propensas a sufrir esta lesión debido al uso de zapatos con tacón.

El paciente llega a la consulta manifestando dolor detrás del tobillo por encima del talón: es el principal síntoma de una tendinitis del tendón de Aquiles. Generalmente se manifiesta por la mañana al levantarse y al inicio de una sesión de deporte. El dolor tiende a disminuir cuando el pie está en reposo. Los dolores se notan con una pequeña palpación de manera directa sobre el tendón. En caso de tendinitis crónica, el dolor es asociado con una rigidez y con una presencia posible de nódulos o bultos a nivel del tendón.

El diagnóstico de una tendinitis aquilea no suele ser complicado, y ciertas pruebas complementarias como la ecografía o la RNM nos pueden sacar de dudas en casos difíciles, pero no siempre son necesarias.

Son varias las causas para contraer una tendinitis del tendón de Aquiles, pero generalmente se suele producir por la repetición de acciones como saltos, giros, aceleraciones y frenadas, gestos que se dan con mucha frecuencia y a alta intensidad en muchos deportes. También influye mucho la dureza de la superficie sobre la que se entrena y el tipo de calzado deportivo que utilizamos.

Tratamiento

Es aconsejado tratar una tendinitis del tendón de Aquiles lo más rápidamente posible con el fin de evitar las recidivas o una agravación que puede conducir a una rotura del tendón de Aquiles.

Para el tratamiento de la tendinitis del tendón de Aquiles se suele recomendar:

  • Reposo: lo primero que debemos hacer es cesar la actividad física, al menos aquellas actividades más agresivas.
  • Aplicar hielo sobre el tendón durante 15-20 minutos, dos o tres veces al día.
  • Revisión osteopática de las articulaciones por encima del tobillo (supra-astragalina, entre tibia, peroné y astrágalo) y por abajo (sub-astragalina, entre astrágalo y calcáneo) que suelen quedar tocadas tras esguinces o repetidas torceduras.
  • Fisioterapia: masaje de descarga muscular con técnicas desfibrosantes para el tendón. El fisioterapeuta, mediante terapia manual y estiramientos, aumenta la elasticidad de la cadena posterior (para que se concentre menos carga en su inserción) y regenera el tejido, eliminando fibrosis, con efecto antinflamatorio.
  • Vendaje funcional o kinesiotaping para restaurar la elasticidad del tendón afectado.
  • El podólogo debe controlar mediante plantillas la prono supinación si es excesiva y acortar el recorrido del tendón de Aquiles. Un buen estudio podológico y de la marcha puede recomendar el uso de taloneras o de plantillas ortopédicas, realizadas a medida y adecuadas a cada caso particular, para levantar el talón y dar reposo al tendón.

No dude en consultar con los especialistas de Clínica Balkis

Dolor articular y artrosis: prevención y tratamiento


El dolor articular es una molestia que padece más del 20% de la población española. Un estilo de vida saludable, ejercicio físico continuado sin sobreesfuerzos, una adecuada alimentación e hidratación y evitar la sobrecarga de las articulaciones contribuyen a minimizar, retrasar o evitar la aparición del dolor articular.

Cada vez se diagnostican más frecuentemente enfermedades inflamatorias de las articulaciones. Las molestias en rodillas, codos, muñecas, tobillos, etcétera, en forma de pinchazos, dolor agudo, rigidez e inflamación, imposibilitan la realización de muchas actividades y pueden llegar a afectar a factores tan importantes en la calidad de vida, como es el sueño y el hecho de tener un buen descanso.

Los síntomas que caracterizan a un tipo concreto de dolor articular dependen de la enfermedad que lo cause: la artrosis afecta normalmente a las rodillas, pero también puede haber artrosis en las muñecas, en algunas articulaciones de los dedos de las manos, o en las caderas.  Si el dolor afecta a las pequeñas articulaciones de las manos, muñecas, pies y hombro puede ser debido a la artritis reumatoide.

Debido a los cambios de hábito de vida, la obesidad, el sedentarismo y la mayor esperanza de vida, el principal problema articular es la artrosis

Es habitual la rigidez generalizada, sobre todo tras periodos de inactividad. Normalmente las articulaciones presentan inflamación, calor y limitación de los movimientos.

Fisioterapia para el dolor articular

El tratamiento del dolor articular a menudo es inadecuado. Debe ir dirigido no sólo al alivio mediante medicación del dolor sino también a la actividad y a la funcionalidad, por ello, la rehabilitación, la fisioterapia y las terapias físicas son esenciales para mejorar la calidad de vida del paciente.

En este tipo de patologías el fisioterapeuta a domicilio trabaja principalmente con terapia manual, desarrollando técnicas como el masaje, la osteopatía, las movilizaciones activas o pasivas y otras técnicas que requieren de materiales como los vendajes funcionales y el kinesiotape. En el caso de trabajar con personas mayores y con dolencias asociadas con la edad, es muy importante lograr mejorar la actividad física de las personas y aumentar sus niveles de motivación.

La adopción de medidas de corrección postural y la realización de ejercicios físicos aeróbicos, que pueden combinarse con ejercicios de fortalecimiento muscular, flexibilidad y coordinación motora (caminar, bailar, nadar, ir en bicicleta, yoga), siempre adaptados a la gravedad de la enfermedad, ayudan a prevenir o mejorar el dolor articular.

Laserterapia alta potencia para aliviar el dolor articular

La hilterapia o terapia laser de alta potencia con nuestro equipo K-laser Cube, permite tratar eficazmente lesiones profundas y patologías crónicas como la osteo-artritis, ya que gracias a su alta potencia induce una respuesta biológica.

Una de las características distintivas de esta tecnología es que los fotones de la luz láser penetran profundamente hasta varios centímetros según la frecuencia de la onda, facilitando que la energía esté disponible en el interior de la célula. Sobre las células nerviosas el láser disminuye la sensibilidad y bloquea la transmisión del dolor al cerebro, algo que se constata a lo largo de la duración del tratamiento llegando a notar como remite la sintomatología dolorosa mejorando la funcionalidad de la zona afectada.


Suplementos con colágeno, una ayuda natural y eficaz.

Los suplementos alimenticios con colágeno ayudan a reducir el dolor, aportan nutrientes para prevenir el desgaste articular, a mejorar la movilidad y a la recuperación de lesiones.

Efectos beneficiosos de los suplementos con colágeno:

  • ayudan a regenerar los tejidos de nuestro cuerpo, en especial cartílagos, huesos y tendones.
  • mantienen las articulaciones en perfecto estado de salud al mejorar su movilidad.
  • ayudan a evitar y prevenir lesiones deportivas y a recuperarnos antes de ellas.
  • disminuyen el dolor de articulaciones en personas de avanzada edad.
  • mejoran el aspecto de nuestra piel, del cabello y de las uñas.

Los suplementos alimenticios con colágeno están especialmente indicados para personas con dolor originado por desgaste, envejecimiento o traumatismo, deportistas,  personas con sobrepeso y mujeres a partir de los 40 años.

Es conveniente tomar estos suplementos al menos de un mes a tres meses para empezar a notar sus beneficios, principalmente la reducción del dolor de articulaciones. Los efectos beneficiosos duran mientras se tome el suplemento diario.

Metatarsalgia como causa de dolor en el pie

La metatarsalgia es el dolor localizado en la planta del pie a nivel de los metatarsianos, concretamente en la zona correspondiente a la cabeza del hueso metatarsiano.
Las metatarsalgias son la causa más común de dolor en la planta del pie. Suponen entre el 75%-80% de los motivos de consulta por dolor en el pie.
El dolor es a menudo descrito como intenso, y por lo general se va agravando al caminar.
La metatarsalgia se produce cuando el metatarso sufre lesiones o malformaciones que acaban generando un apoyo excesivo con el movimiento. El metatarso está constituido por los huesos metatarsianos y es uno de los puntos del pie sobre los que se apoya el peso del cuerpo al caminar o correr, coincidiendo con la flexión dorsal del mismo.
Desafortunadamente para algunos pacientes, la causa de metatarsalgia se debe a la deformidad de dedos en garra que se desarrolla y empeora los síntomas.
El paciente comienza a sufrir dolor al realizar esfuerzos o ejercicio intenso, que inicialmente desaparece al entrar en reposo. Sin embargo, el dolor se va reproduciendo cada vez más tempranamente y con mayor intensidad, hasta el punto en el que el afectado puede sentir dolor sólo al caminar o incluso sin tener que apoyar el pie.

Prevención

El mejor sistema para prevenir la metatarsalgia consiste en usar un calzado apropiado que no oprima el pie y cuya suela absorba bien los impactos. A la hora de caminar, correr o realizar esfuerzos, deberá evitarse forzar la presión sobre el antepié. Las personas que sufren la malformación del metatarso conocida como pie cavo, osteoporosis, sobrepeso, o las que usan zapatos de tacón con frecuencia son especialmente sensibles a esta afección (se genera una alteración en la distribución del peso corporal sobre el pie, aumentando la proporción del mismo que debe soportar el antepié y, por ende, los metatarsianos).

¿Cómo podemos tratar la metatarsalgia?

Es necesaria la evaluación del pie en su conjunto por parte de un podólogo especializado, ya que dependiendo de la causa de la misma el tratamiento a aplicar será distinto. Las causas por las que el paciente acude a la consulta, son dolor y dificultad para calzarse.
Independientemente de la causa que haya provocado el dolor metatarsal, el tratamiento del dolor se puede solucionar con el uso de fármacos antiinflamatorios o analgésicos. Actualmente antes de recurrir a los fármacos recomendamos el tratamiento del dolor a través de laserterapia con K-Laser.
Se trata de una verdadera opción que tiene realmente la capacidad de eliminar o reducir significativamente el dolor. Bastan entre 5 y 10 tratamientos para percibir cambios en la calidad de vida del paciente. El láser riega los tejidos con fotones, cargando de energía las células dañadas y aumentando la circulación en la zona dolorosa. Esto produce una cascada de efectos beneficiosos en el cuerpo, que reducen la inflamación y el dolor. Los tratamientos duran unos minutos, sin embargo los efectos terapéuticos continúan mucho tiempo después de recibir dichos tratamientos.
No existe ninguna molestia durante el tratamiento, simplemente un ligero y suave calentamiento causado como respuesta de las células del cuerpo a la luz. No se conocen efectos secundarios, es una técnica no invasiva de efectos duraderos.
A diferencia de los fármacos que solo enmascaran el dolor, la Laserterapia actúa sobre su origen, bioestimulando los tejidos y reduciendo e incluso eliminando el problema causante del dolor.

Si la metatarsalgia está en un primer estadio el tratamiento consiste en ortesis plantares (plantillas ortopédicas personalizadas) y separadores digitales. Son eficaces en estadios iniciales, cuando las articulaciones metatarsofalángicas aún son flexibles, y no existe subluxación articular. El uso de unas plantillas ortopédicas soluciona el desequilibrio de presión que se produce durante la marcha. Las plantillas ortopédicas se diseñan a medida sobre indicaciones del podólogo para descargar la zona metatarsal afectada y repartir la presión con otras zonas de la planta del pie más descargadas, lo que aumenta la superficie de apoyo y disminuye la presión.
En casos extremos puede requerir una intervención quirúrgica, con osteotomía para acortar el metatarsiano que provoca el hiperapoyo y la afección dolorosa.

No dudes en consultar los podólogos de Clínica Balkis.

Esguince de Tobillo – Tratamiento fisioterapico y láser

El esguince de tobillo es una lesión que se produce de manera fortuita por un mal movimiento o un accidente mientras estamos practicando deporte o cualquiera del las actividades cotidianas.

El esguince se produce cuando se lesionan los ligamentos de la articulación al ser sometida ésta a un movimiento anormal, como por ejemplo una torcedura.
Factores como un calzado inadecuado con suela alta o poco ajustado, terreno irregular, debilidad de los grupos musculares protectores de la articulación o fatiga pueden propiciar la aparición del esguince de tobillo.

El tipo más común de torcedura de tobillo se produce cuando el pie se gira hacia dentro y estira excesivamente los ligamentos de la parte exterior del tobillo. Este tipo de torcedura es especialmente común en los deportes que requieren correr y saltar, cambios rápidos de dirección o arrancar y parar muchas veces, como el fútbol, el baloncesto y el voleibol.

Sintomas

El dolor y la inflamación van a depender de la gravedad de la torcedura, según produzca más o menos rotura de fibras ligamentosas y de vasos sanguíneos. A nivel de diagnóstico los síntomas son:

  • Dolor intenso de la articulación con la consecuente limitación funcional, no poder apoyar el pie, andar o no poder hacer ligeros movimientos.
  • Inflamación de la zona afectada: la hinchazón que se produce por esguince suele ser lo más llamativo de esta lesión.
  • Aparición de hematomas: es menos frecuente pero se suele dar en los casos en los que se rompe algún vaso sanguíneo.

La sangre acumulada en los tejidos aumenta la inflamación y el dolor porque incrementa la presión sobre la zona dolorida. Por eso el dolor aumenta al cabo de una hora al consolidarse la inflamación y el estancamiento de la sangre. En este sentido es importante mantener el pie elevado para favorecer el movimiento de la sangre y con ello la evacuación en la zona lesionada.

Tratamiento Fisioterapéutico del esguince de tobillo

El tratamiento fisioterápico va enfocado a evitar la inestabilidad de tobillo, ya que podría evolucionar a inestabilidad crónica si no está bien tratado.
– Hielo. El frío producido por el hielo provoca una vasoconstricción localizada, con lo que la zona dañada tendrá privada el riego sanguíneo.
– Compresión. Es bueno aplicar un vendaje elástico compresivo sobre el tobillo y pierna, para dar estabilidad al pie además de evitar el edema excesivo
– Movilización anterior y posterior del peroné. El paciente se coloca tumbado hacia arriba, con una mano agarramos la pierna por la parte distal de la tibia y con la otra mano en forma de pinza sujetamos el peroné y lo llevamos a un movimiento anterior o posterior.
– Masaje circulatorio del edema reciente o residual.
– Movilización articular del calcáneo.Paciente decúbito prono. Con la rodilla en flexión para atrapar el calcáneo con la palma de las manos y entrelazando los dedos. Realizamos un movimiento en 8 del calcáneo para liberar restricción articular.
– Estiramientos de los músculos y ligamentos.Los ligamentos laterales al igual que la musculatura periférica del tobillo deben tener una buena flexibilidad para evitar recidivas. Conviene tener una buena movilidad articular de todo el tobillo, con los ligamentos elásticos y la musculatura estabilizadora periferica flexible y resistente.

Tratamiento Láser del sesguince de tobillo.

El laser de alta potencia K-Laser es un tratamiento no invasivo altamente efectivo para el tratamiento de la inflamación, el dolor y la regeneración de tejidos en las patologías agudas y crónicas derivadas de la práctica deportiva.
Las ventajas del tratamiento con láser del esguince de tobillo consiste en que se puede aplicar desde el primer momento consiguiendo reducir el dolor y la inflamacíon ya desde la primera sesión y reducir notablemente el edema y los tiempos de recuperación.
El efecto desinflamatorio del láser se debe a que produce una inmediata vasodilatación y activación del drenaje linfático. También mejora la actividad vascular al aumentar la formación de nuevos capilares en el tejido dañado lo que facilita el proceso de curación, llegando a reducir en un 50% los tiempos de recuperación.

¿Cuál es la evolución del esguince?

Dependiendo de la gravedad de los daños, los síntomas desaparecen entre una y cuatro semanas tras el accidente.
El dolor inicial puede persistir entre una y cuatro semanas, dependiendo de la extensión de la lesión. El dolor relacionado con el apoyo puede persistir hasta 3 meses.
En los esguinces graves es necesario aplicar tratamiento fisioterapéutico y no se debe realizar ningún tipo de deporte hasta pasadas por lo menos 6 semanas.
El riesgo de sufrir un nuevo esguince es mayor en los 12 meses siguientes al esguince inicial, de ahí la importancia del tratamiento curativo y preventivo en este periodo de tiempo.

 

BALKIS: TU SALUD EN BUENAS MANOS