TRATAMIENTO PARA LA EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA


FISIOTERAPEUTA LAURA PAREDES MARTINEZ  N º COL:3342

La epicondilitis, también conocida con el nombre de codo de tenista, es una lesión bastante común causada porCODOsobreuso excesivo en el codo. Recibe su nombre debido a que los jugadores de tenis, pues son particularmente propensos a la lesión. Pero muchas otras actividades físicas, incluyendo el tenis, pádel, hockey, balonmano, baloncesto, bicicleta, uso de una máquina elíptica y muchos más… lo que potencialmente puede causar o agravar la epicondilitis. Todo aquello que conlleva uso repetido del miembro superior puede causarlo, sea con deporte o no.

La epicondilitis  es una enfermedad o lesión caracterizada por dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo, eminencia ósea que se encuentra en la parte lateral y externa de la epífisis inferior del húmero. Está provocada por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo, lo que ocasiona microrroturas fibrilares y reparación inadecuada a nivel de los tendones de los músculos que se insertan en la región del epicóndilo, principalmente del tendón del músculo extensor radial corto del carpo. Hay que diferenciarla de la epitrocleitis, también llamada epicondilitis medial o codo de golfista, en la que el dolor se localiza en la porción interna del codo.

CODO 1Está tendinitis es causada por la contracción de los músculos del antebrazo en repetidas ocasiones, un movimiento que se puede realizar en muchos deportes y en muchas situaciones de la vida diaria. Es unapatología muy relacionada también con profesiones que requieran este movimiento, así es en  pintores, fontaneros, administrativos, personal sanitario… Hay que decir que no es sólo el deporte lo que la provoca, con lo cual no hay que cuidar y tratar solamente la patología en este apartado, sino a lo largo del día, sea cual sea la actividad que realicemos.

El dolor en el codo es una de las primeras señales que te indican que puedas tener una epicondilitis. Suele ser un dolor fuerte, agudo, que los pacientes describen como fino. Este dolor generalmente empeora con el tiempo y se extenderá a lo largo del brazo desde el codo hasta la muñeca. En muchos casos, el dolor se intensifica cuando realizamos el gesto del agarre, como cuando se abre una puerta o darle la mano a alguien, elevar una silla, coger una plancha, abrir un bote….  También suele asociar pérdida de fuerza al sujetar objetos, esto unido al dolor descrito.

En muchas ocasiones, una epicondilitis puede ser la causa de un problema de origen cervical, en este caso estaríamos hablando de un pinzamiento que afectaría a las vértebras cervicales y dará un dolor referido en todo el territorio del codo, esta patología la podemos catalogar como una cervicobraquialgia. Los síntomas que se describen en este síndrome son dolor cervical y en la articulación del codo, pérdida de movilidad, hormigueo, disminución de la sensibilidad…. A veces se puede sospechar que nos estamos encontrando con un problema de origen discal, una hernia discal o una protusión discal.

Gracias al tratamiento fisioterápico todos estos síntomas de la epicondilitis pueden desaparecer. Si usted padece cualquiera de estas sintomatologías acuda a su fisioterapeuta para que pueda ayudarle, pues diseñará un plan de tratamiento, así como ejercicios que le ayudarán a devolver la movilidad del codo, disminuir toda clase de parestesias, pérdida de sensibilidad que ese afectándole en ese momento.

El plan de tratamiento consistirá en tratamientos de terapia manual, masoterapia, punción seca para los puntos gatillos, kinesiotaping, laserterapia avanzada, ultrasonidos…

Asimismo es importante que siga un tratamiento preventivo cuidando su higiene postural, realizar deporte y ejercicios.

TERAPIA Y TRATAMIENTO DE ULCERAS VENOSAS CON K-LASER

En la Clínica de Podología Balkis apostamos por la última tecnología para valorar y tratar a nuestros pacientes, para poder atender así todas sus necesidades.

El tratamiento láser de las ulceras venosas produce efectos bioestimuladores, actuando en base a diferentes mecanismos de activación tisular y de vasodilatación capilar y arteriolar, con el fin de reducir y cicatrizar la úlcera.

Esta técnica está recomendada para aquellas personas que padecen ulceraciones en sus piernas o en los pies como consecuencia de la enfermedad venosa, de un trauma o de la diabetes.

Las úlceras son pérdidas de sustancia cutánea que alcanzan al menos la dermis y pueden ser agudas o crónicas. Las úlceras agudas son generalmente traumáticas y normalmente suelen cicatrizar bastante bien. Sin embargo, las úlceras crónicas sufren un fenómeno de estancamiento en los mecanismos de cicatrización que las incapacita para completarla. En estos casos, la terapia láser es fundamental para reactivar la reparación, en tanto que la fase inflamatoria en este tipo de lesiones crónicas se encuentra notablemente inhibida y los factores de crecimiento y las citoquinas no interactúan adecuadamente.

El colágeno es el principal componente de la dermis. En los pacientes diabéticos la síntesis de colágeno está alterada, lo que se refleja en los mecanismos de cicatrización. Cuando se emplea el láser se observa la formación evidente de nuevo colágeno.

Los principales efectos del láser son:

Aceleración del proceso de cicatrización: la luz láser estimula la producción de fibroblastos y de colágeno esenciales para reemplazar el tejido viejo y curar heridas en los tejidos.

Reducción de la formación de tejido fibroso: la laserterapia reduce la formación de tejido cicatrizal que en numerosos casos acaba siendo una fuente de dolor crónico.

Mejora de la actividad vascular: la luz láser incrementa significativamente la formación de nuevos capilares en el tejido dañado,  estimulando un mayor riego sanguíneo que equivale a una curación más rápida y a un menor dolor.

Aumento de la actividad metabólica: la laserterapia aumenta la producción de enzimas, el aporte de oxígeno y la carga de energía celular. Las células dañadas pueden regenerarse con mayor rapidez.

Con un tratamiento de 10 sesiones de K-laser, las úlceras crónicas muestran curación completa o reducción de su extensión en más del 50% de su superficie inicial en la mayoría de los pacientes. En el caso de ulceras recientes debidas a traumas o lesiones son suficiente solo 4-5 sesiones para su cicatrización.

Cada sesión dura alrededor de 20 minutos y el paciente puede volver a su vida normal nada más finalizar la sesión  y sin ningún tipo de sintomatología secundaria desarrollada durante el tratamiento láser.

La luz láser ha demostrado su efectividad en la mejora de la curación de heridas abiertas, en la reducción del dolor y en la disminución del riesgo de infección. La laserterapia es empleada en el tratamiento de úlceras de pie diabético, úlceras por presión, quemaduras así como en heridas infectadas, traumáticas y post-quirúrgicas, que no cicatrizan correctamente.

FIBROMIALGIA Y FISIOTERAPIA


La fibromialgia es un síndrome caracterizado por dolor crónico, rigidez y debilidad de los músculos, los tendones y articulaciones, sin una inflamación reseñable. También se caracteriza por un sueño inquieto, un despertar con cansancio, fatiga, ansia, depresión y molestias de la función intestinal. No es una enfermedad invalidante y no causa daño físico o deformidad.

Es considerada una enfermedad muscular. No es una forma de artritis (una enfermedad de las articulaciones) porque no causa inflamación en las articulaciones, pero puede (como la artritis) causar fatiga y dolor significativos y puede interferir de manera similar con la capacidad de la persona para realizar las actividades diarias; es por ello puede o no estar asociada con otra enfermedad reumática, como el lupus sistémico o la artritis reumatoide.

No existe una causa conocida de la fibromialgia, pero recientes investigaciones han revelado nuevos factores relacionados con esta enfermedad. Los pacientes afectados de fibromialgia tienen niveles elevados del neurotransmisor “sustancia P” y de factor de crecimiento de nervios en el líquido espinal.

Los pacientes que sufren fibromialgia tienden a tener bajos niveles de serotonina y reducida etapa del sueño no-REM (movimiento no rápido de los ojos), lo que probablemente explica la común característica de despertarse cansados y no descansados.

Es un trastorno no siempre fácil de reconocer, porque los síntomas pueden variar de persona a persona y porque muchos de los síntomas recuerdan otras enfermedades. Para complicar la situación, no existen pruebas diagnósticas específicas.

Lo único que tenemos es que cuando hay dolor es posible encontrar puntos sensibles (trigger points), localizados en el cuerpo del paciente  y cómo puntos dolorosos encontramos de forma más acertada; el diagnóstico de fibromialgia.

El dolor de esta enfermedad no está causado por la inflamación.

Como ya he dicho, el dolor de esta enfermedad no está causado por la inflamación. Más bien, los pacientes parecen sufrir de una mayor sensibilidad a muchos estímulos. Prácticamente, el umbral del dolor es menor. En general, los dolores son difusos y afectan a ambos lados del cuerpo, pero especialmente el cuello, las nalgas, los hombros, los brazos, la espalda baja y el pecho. También a veces, la percepción del dolor puede empeorarse por estímulos externos, tales como el ruido, el cambio de clima, fuentes de luz, estrés muy intenso y emocional.

Para los pacientes fibromiálgicos la calidad del sueño puede ser particularmente importante, visto que sus horas de sueño más bien, perturbado, agitado, no continuado, hace en sí que no consigan entrar en esa fase de sueño profundo que es lo que realmente podría ayudar a aliviar al paciente de sus molestias y que lo único que consiguen es levantarse por la mañana con sensación de fatiga muscular, como si hubieran trabajado toda la noche.

Más de la mitad de los pacientes con fibromialgia, experimentan trastornos cognitivos y del estado del ánimo: déficit mnemotécnico. Otros síntomas posibles son dolores de cabeza, dolor de cabeza tensional, entumecimiento en diversas partes del cuerpo, intestino y la vejiga irritable, con consecuente necesidad de orinar con frecuencia.

Para el tratamiento de la fibromialgia, la fisioterapia y la osteopatía juegan un papel muy importante; pues las técnicas recomendadas para el tratamiento son muy diversas como, termoterapia profunda, mediante K-Laser, masoterapia suave para mejorar toda la vascularización muscular, terapia miofascial para tratar los puntos gatillo de los músculos inflamados, estiramientos y terapia manual en las articulaciones afectadas, vendaje neuromuscular; y en cuanto a los problemas intestinales osteopatía visceral para mejorar toda la motilidad y funcionalidad del intestino, tanto delgado como grueso. También podemos ayudar al paciente con suplementación recomendando magnesio, triptófano, melatonina, vitamina B12 y vitamina D3.

EFECTOS DE LA QUIMIOTERAPIA EN LAS UÑAS DE LOS PIES

Como el cabello y el vello, nuestras uñas están destinadas a proteger nuestra epidermis y desafortunadamente no se libran de los efectos de la quimioterapia.

La quimioterapia y radioterapia son los métodos terapéuticos más empleados en la actualidad en el tratamiento del cáncer. Su objetivo principal es destruir las células del tumor, con el fin de lograr la desaparición, detención o reducción de su crecimiento. Sin embargo, estos métodos son potentes y afectan también a las células sanas, causando los efectos secundarios relacionados con la quimioterapia.

Las terapias afectan a la matriz ungueal de las uñas que pueden presentar los siguientes cambios:

  • Cambios en la coloración: se deben a la pigmentación de melanina, o por depósitos de sustancias sobre las células de la matriz ungueal. Las uñas de los pies se vuelven moradas o incluso negras.
  • Engrosamiento: las terapias contra el cáncer afectan a la matriz ungueal de la uña, es decir, a su zona de crecimiento. Cualquier alteración de la matriz afectará en el grosor y velocidad de crecimiento de la misma.
  • Fragilidad: durante el tratamiento es importante fortalecerlas con complementos alimenticios y lacas unguelas ya que las uñas tienden a agrietarse y quebrantarse.
  • Dolor: la toxicidad en los alrededores de la uña, es habitualmente consecuencia de los tratamientos de quimioterapia. En este contexto, existe una inflamación de los tejidos alrededor de la uña llamada perionixis, que puede evolucionar y tener: el aspecto de una uña encarnada. Puede ser muy molesta, dando problemas al caminar.
  • Desprendimiento parcial o total: cuando se realiza tratamiento de quimioterapia la uña puede separarse del lecho ungueal en parte o en su totalidad como si hubiera recibido un golpe o traumatismo.
  • Infecciones por hongos (onicomicosis): la quimioterapia provoca una alteración de nuestro sistema inmune que favorece el crecimiento de los hongos.

El 80% de las personas que reciben múltiples ciclos de quimioterapia desarrollan cambios en las uñas.*

*  Gilbar Peter, MPall C, Hain Alice et al. Nail Toxicity induced by cancer chemotherapy. J Oncol Pharm Practice (2009) 15: 143-155

Consejos para cuidar de las uñas de los pies durante la quimioterapia
Es conveniente mantener la longitud de la uña corta, evitando así que puedan romperse o engancharse.

No arrancar las cutículas blandas, cortarlas con mucho cuidado para mantener las uñas limpias. Hay que tener cuidado al cortarlas para no producir heridas, evitando así la posibilidad de contraer infecciones si las defensas están bajas.

Utilice un producto hidratante específico para uñas, libre de alcohol, para que no pierdan elasticidad, evitando así que se partan con más facilidad de lo normal.

Es mejor no usar pintauñas con el fin de evitar los agentes químicos. Los esmaltes debilitan a las uñas de por sí.

No uses uñas postizas, ya que el pegamento es agresivo e irritativo.

No se recomienda emplear esmaltes de uñas ni quitaesmaltes, ya que suelen amarillear las uñas, resecarlas y aumentar su fragilidad.

Para limitar los choques a nivel de las uñas de los pies, una solución es  llevar zapatos anchos y muy suaves, para evitar los traumatismos sobre las uñas.

No dejar expuestos a la humedad los pies. Hay que secarlos lo mejor y más rápido posible, insistiendo en las zonas entre los dedos, ya que la humedad puede favorecer la aparición de hongos e irritaciones.

Recuerda que el podólogo, como profesional sanitario experto en el pie, puede ayudarte a tratar y prevenir estos efectos secundarios, para que afecten lo mínimo posible a tu calidad de  vida.

METATARSALGIAS: DOLOR EN LA PLANTA DEL PIE

Podóloga  Rosa Maria Domenech Gaspar  Colegiada: Nº 2225 

Con este nombre conocemos a aquel problema del pie que se manifiesta con dolor, constante o intermitente, en la zona plantar cercana al pliegue de los dedos llamada metatarso.Se trata de una patología muy frecuente en la población que va ligada a otras alteraciones congénitas o adquiridas con el tiempo.La manifestación principal de las metatarsalgias, como hemos dicho, es el dolor debido principalmente a la sobrecarga y aumento de presión bajo los metatarsianos.

Además del dolor es muy frecuente la aparición de durezas, callos o clavos, lo que conocemos como hiperqueratosis provocados por la reacción de la piel al exceso de estímulo mecánico en ocasiones por la disminución del riego sanguíneo en dichas capas cutáneas. Pero más allá de su aparición, internamente existen daños en los diferentes niveles del metatarso, desde el tejido subcutáneo hasta las mismas articulaciones.

Las causas que provocan las metatarsalgias son principalmente:    

  • El uso de tacón alto y punteras estrechas con deformación de los dedos.
  • El hundimiento del arco delantero del pie por alteraciones en los músculos propios del mismo.
  • Una alteración en la forma y longitud de los huesos metatarsianos centrales, causa de tipo congénito que altera la forma de andar con un intenso dolor en el momento de despegar el pie
  • La presencia de Hallux Valgus (juanete) por menor longitud del primer metatarsiano que deja recaer la carga sobre los restantes
  • La presencia de pie cavo por la excesiva contractura muscular flexora que propicia una mayor carga delantera.
  • Las enfermedades reumáticas como la artritis y la psoriasis, que producen degeneración articular.
  • Es muy importante la prevención con el uso de un calzado correcto pero en la mayoría de casos el enfoque de la solución a las metatarsalgias pasará por las medidas conservadoras o las de tipo quirúrgico.

Tratamiento conservador: Confección de ortesis plantares y digitales que corrijan o compensen las posibles alteraciones causantes del dolor.

Tratamiento quirúrgico: Mediante las novedosas técnicas por mínima invasión que permitan alinear los metatarsianos alterados y las posibles deformidades a nivel de los dedos, siempre con periodos de recuperación reducidos posibilitando la rápida incorporación a las rutinas diarias.

TRATAMIENTO ONICOMICOSIS CON K-LASER

(PODOLOGA OLGA SANCHEZ SANCHEZ)

La onicomicosis, conocida como la presencia de hongos en las uñas, produce en numerosas ocasiones un engrosamiento, decoloración, desfiguración e incluso fragilidad de la lámina ungueal afecta, pudiendo ocasionar en ocasiones daños permanentes. Las onicomicosis suelen ser causadas por dermatofitos, levaduras o mohos y se consideran las onicopatías (alteraciones de la uña) más frecuentes.LASER UÑA

Esta alteración es frecuente, afecta entre el 6 y 8% de la población mundial, y hay factores como la edad, diabetes,obesidad y tabaquismo, uso de calzado plástico y cerrado y/o baños comunitarios, actividad deportiva e incluso cierta predisposición genética que favorecen su aparición.

El tratamiento láser actúa sobre todos los tipos de onicomicosis. Es una terapia rápida y fácil de usar, no invasiva, sin efectos secundarios y que permite una mejor adherencia del tratamiento coadyugante.

El principio básico de este tratamiento es la destrucción selectiva o específica deun objetivo, con daño mínimo o insignificante para los tejidos circundantes. La longitud de onda y la potencia de este tipo de láser permite generar intenso calor en el lecho ungueal provocando la destrucción del hongo.K LASER

El tratamiento inicial consiste en 4 sesiones de laser espaciadas entre 1-2 semanas según criterio del profesional. Al mes se valora la mejoría de la lámina ungueal siendo necesarias más sesiones en algunos casos. El número de sesiones variará según el hongo presente en la lámina, la extensión de este y el tipo de onicomicosis.

La efectividad del tratamiento aumenta considerablemente realizando una terapia combinada con tratamiento tópico. Puesto que las uñas crecen lentamente la mejora no será instantánea, es una mejora gradual. Hay que tener en cuenta que la onicomicosis es una patología ungueal compleja siendo un proceso lento que a veces incluso no llega a resolverse  a pesar de recurrir a todas las terapias que tengamos a nuestro alcance.

En conclusión, la terapia laser como tratamiento para onicomicosis es una buena alternativa al tratamiento oral, ya que no produce daño alguno a nuestro organismo y es rápido y efectivo, presentando un porcentaje de éxito alto para tratarse de una alteración tan difícil de resolver. Será importante realizar un cultivo previo para determinar el tipo de hongo ante el que nos encontramos y tener en cuenta varias pautas como secar muy bien los pies antes de calzarlos, colocar talcos medicados en zapatos cerrados, evitar uñas postizas y no caminar descalzos en áreas públicas.

Dolor de estómago y Osteopatía

El estómago es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, participa en la digestión y es donde se produce la mezcla de los alimentos con el jugo gástrico y se forma el llamado bolo alimenticio. Se encuentra ubicado en la zona epigástrica (por debajo del diafragma desplazado ligeramente a la izquierda). Una de las características más importantes del estómago es que su PH es muy ácido, para poder romper los enlaces de las moléculas de los nutrientes que le llegan.

El dolor de estómago es un reflejo de que algo a nivel visceral no funciona correctamente.
Es obvio que la alimentación es fundamental para mantener una correcta función del estómago, pero también, como siempre decimos, el cuerpo es un todo y tiene muchas más influencias que la alimentación.
La postura influye a nivel general en todas las vísceras y concretamente en el estómago ya que cada uno tenemos una tipología, unas cadenas musculares predominantes y una postura adquirida, ya sea por genética o por el día a día, y simplemente el hecho de tener más tensión en la zona abdominal o en la zona diafragmática, nuestro estómago se puede ver más comprimido o más desplazado hacia un lado u otro.
Todos somos diferentes, cada uno tiene su propio cuerpo humano adaptado a sus necesidades, y por tanto el mismo dolor de estómago puede ser provocado por causas diferentes en diferentes personas.
Normalmente los síntomas que reflejan que el estómago no funciona correctamente son el reflujo, la acidez, la gastritis, los dolores, el ardor, las digestiones pesadas y difíciles… También puede haber signos reflejos que nos indican que el estómago no va bien, como es por ejemplo el dolor de hombro izquierdo, ya que el hombro izquierdo y el estómago están relacionados, y puede que sintamos molestias en nuestro hombro a causa de algún problema estomacal.

Otro signo importante que puede reflejar problemas gástricos son las vértebras dorsales, a nivel de la dorsal 4 a la dorsal 6, ya que es desde esas vertebras desde donde salen los nervios que van a ir a parar al estómago. Por eso cuando el estómago no funciona bien es muy normal que aparezcan bloqueos en esas vertebras, contracturas musculares a ese nivel, dolores o que sintamos rigidez.

El tratamiento mediante la osteopatía visceral nos ayuda a tratar las vísceras, lo que sería ideal en este caso para tratar el estómago. Con un diagnóstico previo mediante alguna de las señales como las que hemos mencionado, podemos saber si la zona visceral a tratar es el estómago o se trata de otro órgano.
Cuando el estómago no está bien sufre una limitación de movimiento por lo que no puede funcionar correctamente. Todos los órganos se mueven al realizar sus funciones, por ello la osteopatía visceral trata de liberar el estómago para que recupere esa movilidad y pueda funcionar sin problemas.

GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA


A diferencia de los abdominales tradicionales que causan un abdomen abultado y provocan incontinencia urinaria, prolapsos y disfunciones sexuales, los ejercicios abdominales hipopresivos disminuyen presión abdominal, son idóneos para reducir la cintura, solucionar la incontinencia urinaria de esfuerzo y evitar los prolapsos.

El creador de la gimnasia abdominal hipopresiva fue el fisioterapeuta Marcel Caufriez, que durante los años ochenta y hasta la actualidad ha estado investigando sobre la incontinencia urinaria, relacionada básicamente con los esfuerzos abdominales y el mal reparto de las presiones que se producen en el abdomen causantes de la relajación del suelo pélvico y del transverso.

Marcel Caufriez ha creado un método de gimnasia abdominal que no ocasiona distensión del perineo ni del transverso. Estos ejercicios logran reforzar el periné, solucionando determinados tipos de incontinencia urinaria y reduciendo el perímetro de la cintura.

Este método ha sido revolucionario especialmente en la recuperación de la madre después del parto, pues a partir del control de la respiración y del diafragma se logra un ascenso visceral. Se pueden utilizar los ejercicios de forma preventiva y en ciertos tipos de prolapsos para recuperar la posición de los órganos internos.

Trasladar este método fisioterapéutico al terreno del Fitness-Salud proporcionará beneficios importantes sin ningún otro trauma que el de dejar de hacer lo que siempre se ha venido haciendo, dejar de lado la tradición para contemplar la evolución.

Las sensaciones que se logran con los ejercicios abdominales hipopresivos van incrementándose con la práctica y se transfieren casi automáticamente a la vida cotidiana, proporcionan una mejora postural y un incremento de la consciencia corporal que facilita la realización de los mismos y una disminución del perímetro de la cintura que se comprueba en pocas sesiones.

La realización de estos ejercicios precisan de unas apneas respiratorias, estar sin aire durante varios segundos, es por ello que las personas hipertensas deben abstenerse de hacerlos.

Igualmente las mujeres embarazadas no pueden realizar estos ejercicios por la presión que generan. Posteriormente, después del parto, serán los ejercicios que le ayudarán a recuperarse más rápidamente. Un profesional de la fisioterapia formado en gimnasia abdominal hipopresiva y en post-parto será la mejor ayuda para realizarlos apropiadamente.

La persona se tumba boca arriba, las rodillas flexionadas, las plantas de los pies en el Suelo, la barbilla recogida de manera que el mentón no apunte hacia arriba y se evite una curvatura cervical exagerada y las manos en las caderas intentando tensar la musculatura dorsal.

En esta posición se expulsa todo el aire y sin aire en los pulmones, en apnea espiratoria, se intenta entrar al máximo el abdomen, reducir el perímetro de la cintura y se mantiene durante unos diez a quince segundos. Conviene repetir el ejercicio con unas pautas de descanso cortas y concretas. Se realizan tres respiraciones profundas y de nuevo se expulsa el aire para volver a la apnea espiratoria, reducir al máximo la cintura y mantener otros diez a quince segundos. Se debe hacer una progresión lógica e iniciar con pocas repeticiones e ir incrementándolas a medida que la persona se siente entrenada en ello.

Una posición, muy parecida, en la que la gravedad también ayuda a la realización del ejercicio abdominal hipopresivo, y que la persona podrá percibir fácilmente la musculatura que se implica en estos ejercicios es, en la misma posición anterior, elevando las nalgas del suelo, con elevación y rotación pélvica. Tal y como ilustra la fotografía.

Las pautas a realizar en esta posición son las mismas que la anterior sólo que al elevar la pelvis se facilita el acortamiento de determinados “músculos faja” y la persona sentirá con más facilidad la correcta ejecución del ejercicio.

Uno de los ejercicios que muestra con claridad las ventajas de los ejercicios abdominales hipopresivos es el que muestra la siguiente fotografía.

La persona se coloca en cuadrupedia, con una ligera anteposición del cuerpo de forma que se hace recaer más peso sobre las manos que sobre las rodillas. Esta posición facilita realizar una contracción del serrato mayor que la persona debe ir intentando aumentar mientras está en apnea espiratoria. Entonces se produce un fenómeno de divergencia neurológica que provoca la relajación del diafragma torácico, una activación del sistema ortosimpático, una normalización de los músculos antigravitatorios y una contracción refleja del suelo pélvico y de la faja abdominal.

En las primeras sesiones se logra la relajación del diafragma torácico y la activación del sistema ortosimpático.

Una de las ventajas, contrastadas científicamente, de esta técnica es que cuando la persona se coloca en cuadrupedia, se puede comprobar que la presión abdominal disminuye de 20 a 30 mm. de mercurio, simplemente por la posición. Con la contracción del serrato mayor y la anteposición del cuerpo la presión disminuye hasta 50 mm. Mientras que en todos los ejercicios abdominales clásicos los aumentos de presión son peligrosamente altos y las consecuencias de ello son graves, especialmente para las mujeres. Es por ello que estos ejercicios reciben el nombre de ejercicios abdominales hipopresivos.

ALTERACIONES DERMATOLÓGICAS COMUNES EN EL PIE GERIÁTRICO

Podologa: Rosa Maria Domenech Gaspar colegiada numero 2225

El envejecimiento es algo que está presente a lo largo de nuestra vida y es imposible pararle los pies nunca mejor dicho. Más del 70% de los pacientes que llegan a nuestra consulta son personas mayores y la inmensa mayoría consultan problemas directamente relacionados o agravados por el envejecimiento cutáneo. Por eso en esta entrada me gustaría hablaros un poco sobre las patologías dermatológicas más comunes en el pie geriátrico.

En primer lugar tenemos que saber que la piel de nuestros pies es única en todo nuestro cuerpo, y está altamente especializada en soportar la carga actuando como un amortiguador hidráulico natural. De hecho es así que si una persona sufre un trauma importante como un accidente y pierde parte de la piel de sus pies se podrá poner un injerto pero este no será capaz de resistir en las zonas de presión. A partir de los 50 años e incluso antes en casos de deportistas, aparece un fenómeno que denominamos “Atrofia de la almohadilla grasa plantar” donde la piel pierde grosor y deja de cumplir su función de protección mecánica y aislante térmico llegando a producirse lesiones en el pie plantar como callos dolorosos, metatarsalgia, talalgias, etc., los pacientes comentan que la “sensación es andar sobre los huesos” y que se hace insoportable andar por terrenos con relieve.

Otro de los problemas más comunes es la piel seca acompañada de callosidades como el talón agrietado que lo podemos encontrar incluso en personas entre los 30 y 40 años principalmente en mujeres. A partir de los 60 años esta lesión se agrava, apareciendo una piel seca, rugosa, a veces caliente y en  ocasiones dolorosa como consecuencia de la perdida de flexibilidad, hidratación y lubricación de esta, sumado a las callosidades originadas por una alteración del proceso de renovación celular.

image1

Las personas mayores presentan mayor riesgo de afecciones micóticas y fúngicas debido a modificaciones en la flora cutánea y también presentan un proceso de cicatrización más lento. Esto hace que el pie geriátrico sea más vulnerable a infecciones y que los procesos de curación sean más largos.
La prevención es un arma fundamental que no debemos dejar de lado. Acudir regularmente al podólogo para una inspección general de sus pies, realizaruna adecuada higiene diaria, llevar un calzado adecuado, hidratar sus pies, consultar al podólogo cualquier síntoma y no esperar a que las cosas empeoren pueden mejorar su salud podológica.

CUIDADOS BASICOS DEL PIE DEL NIÑO

Podólogo Emmanuel Navarro Flores N col: 2664

La primera entrega corresponde a cuando hay que llevar al niño al podólogo por alteraciones de la marcha.

En primer lugar habrá que decir que la huella plantar se encuentra plana entre los 1 y 4 años aproximadamente, dicha variabilidad depende de la edad de inicio de la marcha del niño, entre múltiples factores, y dicha edad puede oscilar entre los 9 y 18 meses en condiciones de normalidad.

Así mismo habrá que decir que el hecho de que nuestro hijo no camine comparado con otros niños de su edad no debe hacer que salten las alarmas, entre otros factores dependerá del desarrollo psicomotriz y osteoarticular del mismo, y éste además no tiene por qué corresponderse con la edad cronológica, dicho de otro modo la edad de desarrollo del niño no tiene porque ser igual para todos los niños de la misma edad, así puede haber niños de 9 meses que caminen y por el contrario otros de 10 meses no caminar.

bebes

Otro de los factores que influye en la ausencia de arco o puente en la forma de la huella del niño es la presencia de grasa en la planta del pie al igual que en el resto del cuerpo, no olvidemos que la apariencia del niño desde el nacimiento y hasta aproximadamente los 5 ó 6 años es de aspecto mofletudo respondiendo a dicho de patrón de distribución de grasa a lo largo del cuerpo. Para que lo entendamos mejor aquello de que los niños son de goma y que si se caen no pueden sufrir mucho daño en los huesos, en cierto modo responde a un colchón de grasa o tejido adiposo además de la presencia de mayor cantidad de cartílago que de tejido óseo en los huesos.

Motivo por el cual, primero porque son más maleables, debido a la presencia de cartílago en unos huesos aún inmaduros no se debe forzar a caminar al niño si aún pasados unos meses no lo hace, sino simplemente estimularle para aumentar su desarrollo psicomotriz, además evitaremos posibles deformidades.

Otra de las consideraciones a tener en cuenta, es el tipo de calzado que se debe emplear en los niños que aún no caminan, conviene decir que para estimular la musculatura de la planta del pie lo ideal en el niño para caminar en casa es hacerlo descalzo, si bien puede utilizar con el fin de aislarse del pie y proteger los pies de unas calzas o bien utilizar calcetines para no contactar el pie directamente en el suelo, este hábito es bueno durante los años comprendidos entre los 3 y 9 años dado que es en ese periodo de edad, cuando aún no están formados los núcleos de crecimiento y por tanto la bóveda o arco plantar , se encuentra en periodo de formación.

pies bebe

Si bien en los primeros años de vida entre los 1 y 3 años lo recomendable dado que aún el equilibrio es precario es una bota infantil con el fin de proporcionar sujeción al pie. La marcha en este periodo de edad se suele realizar con las puntas de los pies hacia adentro, por lo que es son muy frecuentes las caídas, en realidad no es más que un mecanismo de compensación, por lo que no debe de ser alarmante hasta comprendido este periodo de edad, al igual que decíamos en lo relativo a la ausencia de arco en esta edad.

Entre el nacimiento y los 6 meses de edad, periodo en el que aún no se produce la deambulación lo recomendable es el empleo de patucos.

En lo relativo al gateo, para el propio desarrollo psicomotriz es un aspecto positivo si bien existe variabilidad entre los distintos niños, pasando algunos de esta fase al desarrollo normal de la marcha y en otros casos el inicio de la deambulación se produce sin paso previo por este periodo.

Otro de los aspectos que trae de cabeza a los padres es el corte de uñas adecuado, en las consultas nos encontramos a menudo con padres alarmados por el aspecto de las uñas en el niño, debemos decir que en hasta los 3 años el aspecto de las uñas es en “cuchara”, y se trata de algo normal, las uñas por tanto no se encarnaran, responde en ocasiones a los impactos que se produce de los dedos contra el suelo durante el gateo.

Una de las características comunes que traen los padres a la consulta suelen ser alteraciones en la marcha y problemas de espalda a partir de los 6 de años de edad, conviene recordar que existen diferencias en el desarrollo entre niños y niñas, y por tanto la edad para poder tener margen con el fin de corregir o compensar las alteración de función o forma del pie son diferentes puesto que los niños por lo general tardan más en dar el estirón y por tanto terminan de crecer después que las niñas.

Uno de los aspectos importantes a tener en cuenta es :

• La altura del arco (para valorar pie plano y pie cavo)

• La separación de las rodillas (para valorar genu varo y genu valgo)

• La amplitud del ángulo de marcha (para valorar metatarsus adductus y anteversión fermoral)

• La actitud postural (para valorar la presencia de escoliosis)